Por Fernanda Peña
24 marzo, 2017

Yo diría que son más bien “educados”. Algunos asocian este fenómeno a la geometría de la naturaleza.

Desde los años 50 se viene hablando acerca de la timidez de ciertos árboles, un fenómeno conocido como crown shyness. Difundido por el escritor de botánica australiano Maxwell R. Jacobs, explica el extraño fenómeno por el que las copas de los árboles dejan de crecer justo donde comienza la copa de otro árbol.

Cuando dejan de crecer se forma la acuñada “grieta de la timidez”, que permite que entre poca luz hacia el interior del frondoso bosque. Así:

Patrice78500

Sin embargo, los científicos aún no se ponen de acuerdo para explicar cuál es la razón para que los enormes árboles “respeten” el espacio de otros árboles.

“De momento, no hay ningún experimento que explique a qué se deben esas líneas de separación”.

-explicó Carles Gracia, profesor de Ecología (especializado en bosques) de la Universidad de Barcelona; a Verne.- 

Getty Images

Pero eso no quiere decir que no se haya trabajado en algunas teorías que ya resultan convincentes… 

“Algunos expertos creen que la explicación puede estar en los compuestos orgánicos volátiles. Se trata de una serie de sustancias que los árboles emiten a través de las hojas y que sirven para coordinar ciertos procesos con otros ejemplares. No es que hablen, es que se coordinan para, por ejemplo, que las semillas nazcan a la vez en todos los árboles”.

-mencionó el botánico francés Francis Hallé que también ha estado interesado en el actuar de los árboles.-

“Es más óptimo algo así: ‘si tu rama va por aquí, que la mía vaya por allí’“.

-añadió el profesor Gracia.-

Y esto es lo que piensa una artista que ha trabajado en una exhibición de fotografías, que retratan este fenómeno:

Getty Images

“Me parece un fenómeno interesantísimo. Parto de la siguiente interpretación: los árboles se comunican entre sí. En la naturaleza no siempre prevalece la ley del más fuerte. A veces funciona mejor colaborar, como hacen estos árboles”.

-Beatriz Alonso, de la Fundación Regional de Arte Contemporaneo de Lorraine.-

Tenemos tanto que aprender de los árboles…

Puede interesarte