Por Lucas Rodríguez
12 agosto, 2020

Los dueños de la tierna Serenity nos enseñan a todos que al darle una oportunidad a quienes parecen perdidos, podemos encontrarnos con los corazones más generosos, así como los pelajes más suaves.

La vida de los perros siempre va a ser un tema difícil de tratar. En solo 10 y un poco más años de vida, pueden darnos una infinidad de momentos memorables. Estar a nuestro lado en las buenas y las malas, ofreciéndonos unos lengüetazos y queriendo jugar cuando nosotros creemos que el mundo no requiere nada de nosotros. Pero en solo una fracción de lo que serán nuestros años totales de vida, tendremos que decirle adiós a nuestras mascotas. Incluso el cachorro más querido solo podrá estar con nosotros por algo así como el 15% de nuestras vidas. 

@husky.heaven

Aun así, la manera de ver nuestras relaciones con las mascotas es por calidad, no cantidad, de años. Un perro puede entregarnos tantos momentos valiosos en solo un par de meses como una persona en 80 años. No importa si esos meses llegan a ser demasiado pocos: el cachorro sabré demostrarte que valieron la pena. 

@husky.heaven

Eso es lo que prueba Serenity, una cachorra de husky siberiano de 4 años. Como no se puede dejar de notar en las fotos, Serenity sufre de un tumor deformante en la base de su cabeza. Este ha seguido creciendo, afectado a su cráneo y sus funciones cerebrales, al punto de que los veterinarios consideraron que no había proceso ni intervención médica que valiera la pena. 

@DallasDogRRR

Serenity tiene sus días contados: los especialistas no tienen claridad de cuánto tiempo de vida le queda.

@DallasDogRRR

Quienes sí lo tienen claro, son sus dueños. No importa si Serenity está con ellos una semana o cinco años más, ellos harán lo mejor por aprovechar cada segundo a su lado. Lo mejor de esto es que la perrita es tan cariñosa y amable, que jugar con ella y darle cariño no resulta nada de difícil. 

@DallasDogRRR

Serenity ha vivido una vida difícil durante todos sus años sobre el planeta. Con solo 4 años, fue rescatada de las calles. Cuando Dallas Dog Rescue Rehab Reform la encontraron, no supieron cómo había logrado sobrevivir tantos tiempo, teniendo en cuenta lo dura que es la vida en las calles y su condición. 

@DallasDogRRR

Pero sus nuevos dueños decidieron darle una oportunidad, a pesar de que ninguno de los diagnósticos estaban a su favor. La perrita husky hoy es la alegría del hogar. Su tumor sigue creciendo, recordando que sus días de felicidad pueden acabarse en cualquier momento. Pero a ellos no les importa: cada segundo con Serenity hace valer la pena el mucho o poco tiempo que les quede. 

Puede interesarte