Por Daniela Morano
9 noviembre, 2018

No estaba dispuesto a dejar ese cómodo sillón.

No hay peor época en la vida que cuando los niños aprenden a imitar lo que hablan los adultos. La relación entre padres e hijos puede convertirse en un infierno. Y después entrando a la pubertad comienzan a sentirse independientes, intentan rebelarse contra las normal, las reglas establecidas en el hogar.

Imaginen que su perro les hiciera eso.

Brian, un husky siberiano, hizo realidad las peores pesadillas de un dueño de perro. Especialmente de aquellos que adoptan uno pensando que puede reemplazar el tener un bebé porque son mucho problema. Hay que admitir que una buena razón para no tener hijos, aparte del dinero, es enfrentarse a la agotadora tarea de educarlos durante la adolescencia.

Rumble
Rumble

Cuando el dueño de Brian le indica que debe salir del sofá donde se encuentra descansando e irse a su casa, el husky lo sorprende.

“NO”, le dice él, negándose rotundamente a moverse de su cómodo asiento.

La raza de perros huskies es conocida por ser muy sociable y aullar bastante, aunque no nos esperaríamos que uno de ellos se tomara el tiempo de aprender inglés. Una real muestra de que cuando alguien quiere rebelarse contra el sistema, cualquier cosa es imposible. Incluso que un perro hable.

Brian probablemente disfruta de su casa propia de vez en cuando, pero vamos, ¿a qué perro no le acomoda más un enorme sillón al suelo de cemento?

 

Puede interesarte