Por Javiera González Ruiz
26 noviembre, 2018

“Sabía que lo único que importaba era mi perro. Eso fue todo”, contó la chica, que decidió abandonar todas sus pertenencias personales para salvar a su mascota.

Tras la serie de incendios forestales que han azotado a California en Estados Unidos, un montón de tragedias salieron a la luz. Si bien muchas personas se vieron perjudicadas, también lo fueron los animales, pues un montón de ellos fueron abandonados por sus familias cuando huyeron del lugar para salvarse.

Bentley, un perro de 30 kilos pudo vivir un destino similar… pero su dueña no lo permitió.

En medio de uno de los recientes incendios en California, Natasha Wallace, una estudiante universitaria de Santa Rosa, se encontraba estudiando en el campus justo cuando las llamas comenzaron, sin embargo, no tenía idea de lo que estaba ocurriendo.

Natasha Wallace

Pero cuando terminó de estudiar y quiso regresar a casa, notó a lo largo de la autopista que el incendio estaba descontrolándose. Se veía que el fuego se estaba extendiendo rápidamente y eso significaba que su casa, sus pertenencias y su mascota, corrían peligro.

Natasha Wallace

Enseguida aceleró y llegó a casa. Rápidamente tomó un par de bolsas de lona y las llenó con sus pertenencias personales más importantes. Luego tomó a su perro Bentley y lo subió a su automóvil, pensando que podrían escapar sin ningún problema.

Pero cuando intentaban alejarse, no pudieron avanzar demasiado, pues el tráfico fue detenido por el incendio. Había empeorado y estaba totalmente fuera de control.

Natasha Wallace

Sin pensarlo dos veces, Natasha bajó del auto, abrió el maletero y vació las bolsas que guardaban sus artículos personales con un solo objetivo: salvar a su mascota. Luego tomó su bicicleta e hizo que su perro se metiera en una de las bolsas, la colgó a su cuello y comenzó a pedalear lo más fuerte que pudo para salvar sus vidas.

“Sabía que lo único que importaba era mi perro. Eso fue todo” contó luego la chica.

Natasha Wallace

Y sí que lo era, pues pedalear con un perro de 30 kilos colgando del cuello no es algo fácil. Ella sin duda pedaleó con una fuerza sobrenatural para escapar del lugar… y así, logró alejarse unos 3 kilómetros del desastre.

Bentley fue muy obediente durante el viaje de emergencia.

Natasha Wallace

Afortunadamente para los dos, un conductor de camiones que pasaba justo donde se habían detenido se ofreció a llevarlos a un lugar seguro. Sin embargo, como muchos otros residentes en esa área, Natasha había perdido su hogar… así que por el momento esta leal dueña se está quedando con su perro en casa de sus parientes, hasta encontrar un nuevo espacio para ella y su canino.

Puede interesarte