Por Fernanda Peña
31 marzo, 2017

«Pensé que iba a pasar por encima del techo, pero no lo hizo». «Nunca había visto algo como esto».

A menudo cuando los conductores de carretera tienen alguna historia que contar de zancudos, termitas, moscas que terminan estampadas en el parabrisas de los autos (y a veces hasta en la boca de quien conduce). Otros animales más grandes como las iguanas, las vacas y las zarigüeyas han sufrido terribles accidentes, debido a la intromisión que hemos tenido sobre su hábitat…

Que belleza!! #animalesencarretera #salidadedomimgo #familiafeliz

A post shared by Isidora Bravo (@bravoisidora) on

Y es justamente un accidente de estos, lo que le ocurrió esta semana a John Tarabocchia, un conductor estadounidense que iba en un auto alquilado en una carretera de Indiana. Eran casi las 9:30 de la mañana, cuando vio venir un pavo de 14 kg que terminó estampado en su parabrisas. 

#pavo #galldindi #parcsanteloy #somurgell #igerstarrega

A post shared by Ruth Povedano (@rutipove) on

«Pensé que el pavo iba a pasar por encima del techo, pero no lo hizo».

-declaró Tarabocchia al portal The Indianapolis Star.-

 Y aunque a algunos les parezca trágico para el ave -y a otros gracioso- el incidente puso en riesgo a Tarabocchia y a su familia, que iba de regreso a casa. En el auto iban su esposa, su hijo y su suegra.

En cuanto ocurrió el siniestro, John condujo el vehículo a un costado de la carretera para asegurarse de que todos estuvieran bien. Mientras el ave, que había quedado incrustada en el vidrio, aún se movía.

La policía no tardó en llegar al lugar, y descubrió que en ese momento había cuatro pavos sueltos, volando en la zona, y uno de ellos terminó en aquél parabrisas. El oficial Michael Kellems también dijo que el suceso quizás obedece a que esta es la época de apareamiento de estas aves. Luego admitió:

«Llevo trabajando como policía 31 años y nunca he visto algo como esto».

-Kellems.-

Al final, un conductor que iba pasando en ese momento, pidió permiso para llevarse el ave a su casa. La familia Tarabocchia continuó su trayecto en otro vehículo de la compañía de alquiler.

No merecía una muerte así. 🙁

Puede interesarte