Por Lucas Rodríguez
4 noviembre, 2019

Para probar la efectividad de cinturones de seguridad y airbag, se jugaba con la vida de animales que no tenían nada que ver.

El respeto por los animales es una lección que no le ha costado poco tiempo aprender a las personas. Es cierto que comparado con cómo nos relacionábamos con el resto de los seres vivos hace menos de cien años, hoy tenemos una consideración nunca antes vista. Pero aun falta un camino muy largo por recorrer. Como se dice en el esfuerzo por generar consciencia climática, hay que pensar global pero actuar localmente. Partir por darle un trato justo y cariñoso a tu mascota es lo mínimo.

Pero es difícil contentarnos con lo mínimo cuando nos enteramos que hay gente en algunas partes del mundo que sigue yendo más allá de lo aceptable en lo que se refiere a trato de los animales. La noticia difundida por la revista Bild de que PETA descubrió que en China usaban perros y cerdos vivos para experimentos con autos, nos deja perplejos.

OJO: LAS FOTOS PUEDEN SER ALGO GRÁFICAS. VELAS BAJO TU PROPIA CONSIDERACIÓN.

International Journal of Crashworthiness

Al parecer, lo que hacían era amarrar cerdos o perros a sillas idénticas a las de los autos, las que a su vez iban agarradas a sistemas que las lanzaban a velocidades similares a las que experimenta un cuerpo al estar en un choque. Según la noticia, a veces incluso se les hacía chocar contra muros. El resultado eran cerdos o perros con huesos fracturados y contusiones internas, pero un grupo de investigadores y científicos felices con sus resultados. 

International Journal of Crashworthiness

La vocera de PETA, Anne Meinert, dio su opinión sobre este tema a Build. Señalando que hoy en día, las compañías cuentan con adelantos tecnológicos muy eficaces, como simuladores 3d u otras opciones digitales, para evitar tener que poner la vida de cualquier ser vivo en peligro en pos de mejorar la seguridad en los vehículos. Esto demuestra que no hay ninguna necesidad para exponer a quien sea, animales o personas, a una simulación real de una situación tan traumática como lo puede ser un choque.

International Journal of Crashworthiness

Hace mucho tiempo que las compañías de seguros y automóviles se alejaron de las prácticas de usar personas para probar su tecnología de prevención de accidentes. Lo más común hace unos años era usar los muñecos de choque, los que fueron una gran opción hasta hace muy poco tiempo, cuando fueron reemplazados por tecnologías digitales.

International Journal of Crashworthiness

Esperemos que la difusión de esta noticia consiga que las entidades responsables se muevan para detener esta crueldad. Ni los perros ni los cerdos se merecen este trato.

 

Puede interesarte