Por Mariana Meza
12 enero, 2021

Gracias a una inspección de rutina en Santiago del Estero, Argentina, gendarmes lograron rescatar a los loros habladores. El alto volumen de la radio del auto les llamó la atención.

Un nuevo caso de maltrato y tráfico de animales exóticos se conoció en Argentina. El pasado domingo 10 de enero, gracias a un operativo vial rutinario, se logró incautar a más de 200 loros que viajaban en la maleta de un auto con una temperatura que superaba los 30 grados.

El hecho ocurrió en Santiago del Estero, Argentina, en la Ruta Nacional 34, cuando dos gendarmes de la Sección Seguridad Vial “Pinto” que realizaban su labor diaria pararon un auto y se percataron de una actitud sospechosa en los dos ocupantes del Renault Fluence rojo.  

Al acercarse a los sujetos, notaron que el volumen de la radio era excesivamente alto y que estos se negaban a bajarlo, ¿la razón?: llevaban 216 loros habladores en la maleta.

Infobae

En una primera instancia, los ocupantes del vehículo le dijeron a los gendarmes que viajaban desde la localidad de Pampa de los Guanacos hacia San Lorenzo, al sur de Santa Fe. Los vigilantes, ante lo sospechoso que era la situación, insistieron y se encontraron con los animales de la especie amazona aestiva en el maletero, un ave que suele habitar en las selvas del Centro de Bolivia y Brasil y en partes del norte de Paraguay y Argentina. 

Infobae

En ese país, este tipo de loro puede ser vendido a más de 60 mil pesos argentinos de forma legal, según consignó Infobae.

Otro de los hallazgos fue que, entre los 216 loros que se encontraron, muchos de ellos tenían días de vida y ni siquiera alcanzaban a tener el plumaje completamente desarrollado.

Las aves fueron entregadas al personal de Fauna y Bosques de Ojo de Agua, luego de que la fiscalía de turno de Añatuya, bajo el mando de la fiscal Cecilia Rimini iniciara una causa por infracción a la Ley 4.802 de Conservación de la Fauna Silvestre.

Infobae

Aquí el video:

Actualmente los hombres están en libertad, pero están registrados como parte de la investigación de este nuevo y lamentable caso de maltrato y tráfico animal en un país donde capturar y vender un pájaro autóctono está considerado como un delito federal penado por la Ley de Fauna nº 22.421 que puede llegar hasta los dos años de cárcel. 

Puede interesarte