Por Camila Londoño
3 noviembre, 2015

¿Estamos dándole la espalda a uno de los desastres ambientales más grandes de la historia?

Un pedazo de nuestra tierra se está incendiando y no estamos dándole la relevancia que merece.

Quizás porque no estamos en el lugar de la tragedia o tal vez porque los medios opacan el problema al transmitir otro tipo de información banal que no cambiará al mundo de ninguna manera. ¿Y cuál es ese pedazo de tierra que se está quemando vivo? Indonesia.

Bjorn-Vaughn-9831-1024x576

Un fuego creciente que ha afectado a 5.000 kilómetros de tierra en Indonesia está convirtiendo el aire en una nube de contaminación inmensa.

La visibilidad en algunas ciudades se ha reducido hasta 30 metros, los niños están siendo preparados para evacuar como en una guerra y algunas personas ya han fallecido por ahogamiento. Este es quizás uno de los más trágicos desastres ambientales del siglo 21. La catástrofe está produciendo más dióxido de carbono que las emisiones de gases anuales en Alemania y que las emisiones diarias generadas por toda la economía de EE.UU (15.95 Mt CO2 al día).

Captura-de-pantalla-2015-11-13-a-las-18.00.01
Bjorn Vaughn

¿Por qué está pasando?

El problema no es nuevo. Cada año, al comenzar la estación seca, miles de agricultores y dueños de plantaciones de aceite de palma de las islas de Borneo y Sumatra recurren al fuego para limpiar los terrenos y prepararlos para la siembra o para ganar espacio de cultivo de manera ilegal en las junglas tropicales. Esto sin duda ha causado grandes desastres desde hace décadas, pero la mezcla de esta acción junto con el fenómeno de El Niño de este año, fue la fórmula perfecta para que la catástrofe se convirtiera en la más grande del siglo.

Bjorn-Vaughn-3576-1
Bjorn Vaughn

El fuego no sólo está afectando a los humanos.

Orangutanes, leopardos, osos, tigres, rinocerontes, entre muchas otras especies, se han visto obligados a irse lejos por el alcance de las llamas, que han destruido sus hogares. Pero a pesar de la gravedad, la ayuda que se ha entregado parece un chiste: como las máscaras quirúrgicas que se han repartido por la nación y que por obvias razones no ayudan a las personas que están viviendo bajo esa nube de smog.

OU-in-forest-fire-damage-high-res
Orangutan

No sólo los árboles se están incendiando. La tierra como tal también se está quemando entera.

Cuando los incendios penetran en la tierra, arden por semanas e incluso meses. En el cielo se crean nubes de metano, monóxido de carbono y gases exóticos como el cianuro de amonio. La humareda se extienden por miles de kilómetros, lo cual, además del daño ambiental, está causando conflictos diplomáticos con los países vecinos.

Captura-de-pantalla-2015-11-03-a-las-11.44.37
Antara Foto

El presidente de Indonesia Joko Widodo en una plantación:

14453416574604
Fuente

Aunque el presidente quiere detener los incendios, su alcance es limitado y sus políticas gubernamentales son contradictorias.

Dentro de las políticas hay nuevos subsidios para la producción de aceite de palma y si bien algunas compañías ha prometido no destruir las selvas, el gobierno ha reaccionado argumentando que dejar de plantar no beneficia al desarrollo del país. Pero, ¿acaso los miles de millones que se han invertido en el control fuego es sinónimo de desarrollo?

Bjorn-Vaughn-6-1024x682
Bjorn Vaughn

¿Qué podemos hacer nosotros?

Disminuir nuestro consumo de productos de algunas compañías que, aunque buscan dejar de hacerlo, siguen utilizando aceite de palma, como: Starbucks, quien señaló que se comprometería a utilizar aceite de palma de fuentes sustentables, PepsiCo, Kraft y Heinz, entre muchas otras. 

Captura-de-pantalla-2015-11-03-a-las-12.32.40
Bay Ismoyo

Tal vez no detengamos los incendios, pero una pequeña acción vale más que ignorar el problema.   

Puede interesarte