Por Antonio Rosselot
20 noviembre, 2020

Jessica González (Colombia) quiso mostrar a sus seguidores los collares de su perrito, y contó con total naturalidad que uno de ellos daba descargas eléctricas. La destrozaron en redes sociales y salió a aclarar todo, pero sus cuentas fueron desactivadas y ahora podrían denunciarla por maltrato animal.

Ah, el dilema de las redes sociales. Estamos en una época en donde hay gente que se gana la vida grabándose con los teléfonos y compartiendo su rutina diaria en las redes, las que se han tornado también en una lucha constante por la validación de la imagen personal de los usuarios.

Y claro, como la gente ahora mide su alcance social a partir de Facebook, Twitter o Instagram, hay algunas personas que son capaces de alcanzar límites inhumanos para recibir unos cuantos “likes” más.

Dicho esto, les presentamos a la youtuber colombiana Jessica González, que no encontró nada mejor que acudir a las redes sociales para explicar con una normalidad desconcertante cómo amaestraba a su perro.

IG: @jessicasaho

En una historia compartida en Instagram, mostró a su pequeño can y a los dos collares que adornaban su cuello: uno con pequeñas púas de metal en la parte interior y otro negro y más grande. Este último resultó ser un collar que da choques eléctricos al perro, manejado por un control remoto.

“El collar plateado tiene ‘chuzos’ por dentro, si vamos caminando y lo jalo un poquito, entonces se ‘chuza’ y entiende. El otro pasa electricidad con este control. Por ejemplo, si hace algo mal o si se orina en una parte donde no debe, yo debo pasarle electricidad y decirle que lo hizo mal”

—Jessica González en Instagram—

El video de la youtuber fue viralizado en distintas redes por otros usuarios, que no podían creer que ella hablara con tanta naturalidad sobre darle descargas eléctricas a su perrito e incluso hacerle daño con el otro collar que se incrusta. Las represalias fueron inmediatas: al recibir esa cantidad de críticas, Jessica cerró prácticamente todas sus cuentas en redes sociales.

Unas horas después de publicado el video, la colombiana —que reside en Miami— salió al paso de las críticas para dar su versión de los hechos, señalando que había mucha gente que le quería hacer daño y que ella nunca podría maltratar a su mascota.

IG: @jessicasaho

Comentó que ella sólo subió el video porque sus seguidores se lo estaban preguntando, y que son collares que usan todos los amaestradores de perros. Además, dice que ella nunca accionó el collar eléctrico y que después de grabar el video se lo sacó porque, según ella, es muy permisiva y no puede siquiera pensar en castigar a su mascota.

Sin embargo, en el video original ella habla del collar con una soltura muy sospechosa, como si su perro lo llevase usando por un buen rato.

Facebook

Por lo mismo, dejaremos que las imágenes hablen por sí solas y les aprovechamos de recordar que las redes sociales también tienen un lado tóxico, el que no suple por ningún motivo al mundo real.

Puede interesarte