Tuvo que esperar dos días para que se lo quitaran con cirugía.

Aunque la pesca parezca una actividad totalmente inofensiva -si no se está en profundidad- no siempre lo es. Al menos así lo descubrió un joven indonesio que casi pierde la vida tras ser atacado por un pez aguja.

Muhammad Idul, de 16 años estaba pescando con sus padres en las aguas de Buton, frente a la provincia de Sulawesi, cuando de pronto un pez aguja -que tienen el hocico largo y delgado- saltó del agua directo a su cuello.

Lamentablemente atravesó su piel y parte posterior de su cráneo.

Facebook @savageparamedics

Impactados por lo sucedido, sus padres lo trasladaron de inmediato al hospital para que recibiera auxilio, pero fue entonces cuando se enteraron de que no sería para nada fácil: Muhammad debía someterse a una cirugía muy arriesgada para extraer el pescado.

Según dijo el Dr. Syafri K. Arif al sitio de noticias local Makassar Terkin, había que ser extremadamente cuidadosos para removerlo sin dañar aún más el cuello. Sin embargo, y por fortuna, tras dos días después fue intervenido quirúrgicamente durante dos horas y lograron quitarle al animal.

Pero… ¿cómo es posible que sucediera algo así?

Facebook @savageparamedics

Según los expertos, este tipo de pez se caracteriza por tener una mandíbula larga y delgada, con múltiples dientes afilados capaces de hacer profundas heridas. Además, como saltan a una velocidad de hasta 60 km/h, tienen más posibilidades de dañar a alguien.

Y esta no fue la primera vez que atacan: ya ha habido dos ataques fatales en el mundo y múltiples heridos.

Por suerte Muhammed fue llevado a tiempo a la urgencia y su operación salió bien.

Facebook @savageparamedics

Ahora según los doctores se está recuperando, sin embargo continúa internado en el hospital para prevenir cualquier infección, pues la fiebre aún no desaparece por completo y los expertos prefieren evitar el riesgo.

Puede interesarte