Por Valentina Miranda
8 octubre, 2021

Stevie es un cocker spaniel que sufría ceguera de un ojo e iba a ser sacrificado por esto. La organización británica The Dog’s Trust lo acogió y en poco tiempo encontró amor en una familia que lo adoptó, convirtiéndose en el mejor amigo de Tegan, una joven autista. “Antes de que él llegara, Tegan rara vez salía de la casa, pero ahora se levanta temprano todas las mañanas para llevarlo a caminar”, dijo la madre a Metro.

Stevie es un perrito de raza cocker spaniel, cuyo destino iba a ser triste e injusto en un inicio. Resulta que este animalito tiene problemas de visión, y fue por este motivo que un criador ya no quería tenerlo y optó por llevarlo al veterinario para que sea sacrificado, según reportó Metro.

Una terrible decisión con cero empatía y tacto que llamó la atención del centro veterinario al que fue llevado y no quisieron hacer esto, por lo que llamaron a Dog’s Trust, una organización británica que cuida el bienestar de los perros, para que se hagan cargo de Stevie.

Crédito: The Dog’s Trust

Gracias a este gesto, el pequeño Stevie no tardó en ser adoptado por Vickie Tatlow, una mujer de 47 años que vive en Manchester (Inglaterra). De acuerdo a Metro, Tatlow asegura que Stevie ha ayudado a su hija Tegan de 18 años, que es autista y no hablaba mucho, pero desde que él fue adoptado la situación mejoró.

De acuerdo al mismo medio, Stevie también tuvo mejoras luego de que fuese operado de sus ojitos por una doble catarata que le dificultaba la vista. En cuanto a la relación que tiene con Tegan, la madre expresó su alegría. “Realmente es maravilloso. Son como mejores amigos y ambos confían el uno en el otro”, dijo a Metro.

Crédito: The Dog’s Trust

Los cambios que se han visto en Tegan son tan positivos que han cambiado su realidad, ya no pasa tiempo encerrada en casa como antes y cuida de su nuevo amigo Stevie, a quien quiere mucho. “Antes de que él llegara, Tegan rara vez salía de la casa, pero ahora se levanta temprano todas las mañanas para llevarlo a caminar. Ella también está extremadamente concentrada en asegurarse de ponerle gotas en los ojos seis veces al día y de darle dos lotes de tabletas durante su recuperación”, dijo la madre a Metro.

La vida de Stevie también experimentó cambios muy positivos tras su operación, ya que estaba ciego de un ojo, como explicó Vickie a Metro. “Al principio estaba un poco inseguro de sí mismo después de haber estado ciego durante tanto tiempo, pero Tegan y el resto de la familia lo han ayudado a adaptarse y acomodarse, y ahora ama la vida”, dijo al mismo medio.

Crédito: The Dog’s Trust

Sin sospecharlo antes, ambos se necesitaban mutuamente.

Puede interesarte