Por Daniela Morano
22 agosto, 2019

La población de pandas ha incrementado en un 17% gracias a estas pocas pero dedicadas personas.

Durante ya más de 10 años que sabemos que los osos pandas se encuentran en peligro de extinción. Los adorables y peludos osos han logrado sobrevivir gracias a unas pocas personas muy dedicadas a su cuidado, que dedican sus vidas a ayudarlos desde sus primeros días de vida hasta su último respiro.

Huang Shinjie es una de esas personas. Este viaja todos los días media hora desde el centro de Chengdu, China hasta la Base de Investigaciones. En las enormes instalaciones el joven de 24 años tiene la gran tarea de cuidar pandas.

«Lo mejor es que estoy realmente cerca de los pandas bebés, lo que le da celos a mucha gente. Los abrazo todo el tiempo», le dijo a Time. Y es que cómo no tenerle envidia, si no hay nada más adorable que un panda bebé.

Shutterstock

Claro que no es sólo abrazarlos y jugar todo el día, también hay cosas en contra. Como por ejemplo, los arañazos y mordidas que dejan marcas pues aún no aprenden a controlar su fuerza. Además del mal olor.

China Daily
China Daily

«Si me tomo algunos días libres, me siento vacío por dentro. Si no los puedo escuchar balar, si no los puedo ver, la vida no parece real», dijo.

Shutterstock
Shutterstock

La Base de Investigaciones de Chengdu para la Cría de Pandas destaca por llevar con ellos el mayor proyecto de conservación ecológica de estos animales salvajes perteneciente a China. Allí viven 184 de 285 ejemplares de pandas gigantes y rojos registrados oficialmente.

En total existen 548 pandas en instalaciones y gracias a estas los pandas salvajes aumentaron en un 17%.

Shutterstock

Huang le prepara a diario sus comidas de bambú y leche fortificada, controla su crecimiento y salud.

«El enorme incremento de la cantidad de pandas en Sichuan se ha debido sobre todo a los esfuerzos meticulosos de los investigadores para resolver sus problemas de reproducción».

Es un trabajo muy digno e importante el que hace Huang y sus colegas. Ojalá todos fuesen así de preocupados por los seres vivos.

Puede interesarte