Por Antonio Rosselot
24 marzo, 2020

El joven, de Nuevo León (México), amarró un billete de 20 pesos y una divertida carta con su pedido al collar de la pequeña chihuahua, que desde ahora en adelante será la chica de los mandados en su hogar.

Desde que se descubrió que los animales de compañía —perros y gatos, principalmente— no transmiten el coronavirus, se abrió un nuevo portal en la mente de los dueños de sus mascotas, quienes tienen muchísimo tiempo para pensar y armar planes ahora que la cuarentena nos tiene aislados en casa.

Dicho esto, a continuación les contaremos la historia de Antonio Muñoz, un inteligente hombre de Nuevo León (México) que recurrió a su pequeña perrita para saciar uno de sus antojos recurrentes en medio del encierro, que limita casi al 100% nuestros movimientos.

FB: Antonio Muñoz

Muñoz tenía MUCHAS ganas de comer unos Cheetos, pero no podía salir ni siquiera al negocio de enfrente. Por lo mismo, decidió enviar a su pequeña chihuahua a comprarlos, con un billete de 20 pesos y un mensaje amarrados al collar. El mensaje que adjuntó Muñoz rezaba lo siguiente:

FB: Antonio Muñoz

«Hola señor de la tienda. ¿Puede venderle a mi perrita unos Cheetos naranjas? Rojos no, porque pican. En el collar trae $20.

OJO: Si no atiende bien a mi perra, lo muerde…

Atte: el vecino de enfrente»

Ahora, una vez escrito el mensaje, el antojo de Muñoz dependía plenamente de la concentración de su perrita, que debía cruzar la calle con el mensaje, hacérselo llegar al vecino, hacer la transacción y volver con los Cheetos a casa sana y salva.

FB: Antonio Muñoz

Pero finalmente no hubo problema alguno y la chihuahua cumplió a cabalidad con su misión, llevando los Cheetos a casa sin problemas y sin ningún tipo de contagio.

Ahora, esperemos que Antonio no abuse y la termine enviando al supermercado de ahora en adelante…

Puede interesarte