Por Lucas Rodríguez
3 diciembre, 2021

Eduardo Caiado armó gracias a sus propios esfuerzo un pequeño lugar donde cuida y atiende a animales necesitados. Ahora busca con el dinero recaudado ampliar su espacio e irse a un lugar más adecuado.

Una de las cosas que las personas ya mayores más envidian de los jóvenes, es su capacidad para creer en sí mismos. Esto los lleva a decidir llevar a cabo proyectos que a los demás de nosotros nos parecerían imposibles, empujados por la propia inocencia de no dudar ni dejar de creer que con su esfuerzo y dedicación, conseguirán lo que sea. Hoy en día, con la ayuda de las redes sociales y otros espacios de difusión, más jóvenes que nunca están consiguiendo interesantes resultados. 

Así probó que fuera real un chico de la ciudad de Anápolis, Brasil, llamado Eduardo Caiado.

Unsplash – Imagen Referencial

Dejando de lado todas las consideraciones que terminan por entrampar a los adultos (costos, dineros, tiempo, etc.), Eduardo simplemente decidió que lo que el deseaba hacer con su vida era cuidar de los animales y mascotas que no se encuentran del todo saludables. Fue así como se lanzó a abrir su propio refugio para mascotas, buscando crear un espacio donde cualquier gato o perro que lo necesitara podría recibir la ayuda para volver a estar sano y salvo. 

Unsplash – Imagen Referencial

La misión y confianza de Eduardo impresionaron al muchas personas, por lo que recibió ayuda.

Por medio del sitio de colectas para caridad, VOAA, Eduardo consiguió ser el rostro de una campaña con la que se recaudó el dinero suficiente para que el chico pudiera arrendar un terreno donde poner la primera encarnación de su centro. 

@voaa_vaquinhadorazoes

El buen funcionamiento de esto, así como su descubrimiento de que lo que imaginaba era su pasión resultó serlo de verdad, lo han llevado a buscar expandirse más allá de lo que ya tiene. Así es como se ha comenzado una nueva recaudación, motivada por la cantidad de animales que han llegado al cuidado de Eduardo.

@voaa_vaquinhadorazoes

Por el momento el chico arrienda un terreno, pero para llevar a cabo sus sueños en su plenitud, necesita de un espacio propio, que le permita construir y demoler lo que sea necesario para darle el espacio prometido a sus animales. 

@voaa_vaquinhadorazoes

Aún así, el ejemplo que ha dado este valiente chico sirve para que todos sepamos que los sueños se pueden llevar a cabo, sin importar el costo o los problemas que nos puedan parecer que emanan de ellos. Solo debemos recordar quienes fuimos a los 17 y la energía que teníamos en ese entonces para creer en nosotros mismos. 

 

Puede interesarte