Por Camilo Morales
9 septiembre, 2021

La tarea le ha costado a David Fernández, ya que explicó que no había gente interesada en adoptarlo. “Al Oso nadie lo quiere. El nivel de discriminación de él está pasando el límite. Es un buen perro”, contó.

El abandono animal puede ser una de las cosas más tristes de las que se pueden ser testigos. Pero así como existen los lados oscuros de aquellas historias, también existen finales felices. Sobre todo cuando hay gente que se encarga de rescatar a esos animalitos.

David Fernández, un joven proveniente de Santiago de Chile, decidió tomar la iniciativa y rescatar a Oso, un perro que fue encontrado en un pésimo estado de salud, deshidratado y desnutrido, según informó Radio ADN.

David Fernández

Y es que, tal como es común entre perritos que fueron abandonados en la calle, a David le costó ganarse la confianza de Oso, ya que éste estaba asustado y sentía que cualquier humano le podía hacer algún daño.

Hay que tomar en cuenta que estos animales cuando viven en la calle deben soportar tanto el frío, como el calor o las lluvias, por lo que han pasado por un estilo de vida muy duro y difícil.

David Fernández

Oso no era la excepción, por lo que David lo primero que hizo al llevarlo a su casa fue alimentarlo día a día, darle agua y un lugar cómodo para dormir. Además, le sacó fotos para evidenciar su aspecto y estado de salud complicado.

El joven, quien ya tiene experiencia en rescates de perritos y que ha podido encontrarle familia a muchos canes, luego de 7 meses logró hacer que el animal volviera a estar saludable y bien alimentado. Solo que ahora faltaba la última cosa: que alguien lo quisiera adoptar. 

David Fernández

Esa parte ha sido la más complicada, ya que hasta el día de hoy David no ha podido encontrarle una familia que le entregue cariño. Según explicó, “Nadie pregunta por él. Ya ni siquiera está pasando por un tema que sean personas que no cumplan el perfil, sino que socialmente no le llama la atención a la gente“. 

David Fernández

Para David se trata de un tema de aspecto, ya que al ser mestizo y adulto la gente no lo toma en cuenta. “Al Oso nadie lo quiere. El nivel de discriminación de él está pasando el límite. Es un buen perro. No destroza las cosas, es educado, entiende rápido“, explicó. Además, el animal está acostumbrado a vivir en departamento.

Por ahora el joven seguirá buscando una familia que quiera a Oso, y está constantemente publicando su información en su Instagram para encontrar a alguien que le entregue cariño.

Puede interesarte