Por Diego Aspillaga
6 enero, 2020

Rakeem Nuñez-Roches adoptó a Jitterbug sólo unos meses antes de saber que iba a ser padre. Apenas lo confirmó, la abandonó nuevamente. Al parecer ganar millones de dólares no compra la decencia de tratar a un perrito con el respeto que merece.

Jitterbug no tuvo una infancia fácil. La perrita mastín italiano había sido abandonada a los pocos meses de nacer y nunca tuvo un hogar definitivo donde pudiera estar tranquila.

Pixabay

A pesar de ser una perrita tranquila y muy amistosa, su aspecto intimidante la alejó de muchas posibles familias y la relegó a circular de refugio en refugio buscando el amor de una familia.

Eso, hasta que llegó Rackeem Nunez-Roches, un famoso jugador de football americano. El hombre vio a Jitterbug y se convenció de inmediato de levársela a su casa. La perrita no daba más de alegría al fin había sido seleccionada, su vida por fin le daba su merecido final feliz.

Bay 9 News

Eso, desgraciadamente para Jitterbug, no sucedió.

Ella y Rackeem eran muy felices hasta que el hombre se casó y quedó esperando un hijo con su mujer. De un minuto a otro, la perrita ya no era «necesaria». 

Y en una maniobra cobarde y reprochable, el hombre decidió que Jitterbug ya no debería seguir viviendo con él, por lo que la llevó a la carretera más cercana y la abandonó.

Bay 9 News

Unos voluntarios la encontraron deshidratada, hambrienta y muy desorientada, llevaba cerca de 36 horas esperando por un dueño que nunca volvería.

La perrita no sabía que había pasado pero había perdido el hogar que tanto le había costado encontrar.

Cuando la llevaron al veterinario, los voluntarios se sorprendieron al comprobar que el dueño de Jitterbug era un jugado de football famoso. Mayor aún fue su sorpresa cuando se dieron cuenta de el tipo de persona con al que estaban lidiando. 

Pixabay

«Llamé el martes y me dijeron que él había respondido y que la recogería el domingo, lo que pensé que era extraño porque jugaron Detroit el domingo y tenían un juego de 4:25, así que ¿cómo volvería? hora de recogerla a las 7? » una de las voluntarias le dijo a Bay News 9.

«¿Era el fútbol más importante? No lo sé. Tal vez lo sea, pero debería haberlo pensado mejor antes de adoptarla», agregó.

Estaba claro que Núñez-Roches no quería a su perro. Los rescatistas más tarde descubrieron por la esposa de Nunez-Roches que «entregaron a su perro porque esperaban un hijo». 

Pixabay

El final feliz de Jitterbug, sin embargo, estaba muy cerca.

Al conocer la triste noticia de su abandono, una familia con otro mastín italiano se contactó con el refugio y la adoptó. Hoy la perrita es feliz en su nuevo hogar y tiene la certeza de que no la volverán a dejar sola nunca más. 

Pixabay

Es difícil creer que estamos en el año 2020 cuando aún existen personas que tratan a sus mascotas como objetos intercambiables, como criaturas sin sentimientos, como accesorios. 

Los animales son seres vivos que necesitan un hogar, dueños responsables, cariño y mucho respeto. Rackeem Nunez-Roches aprenderá esta lección de la forma difícil: su equipo inició una investigación luego de que abandonara cruelmente a su perra en la carretera.

 

 

Puede interesarte