Por Constanza Suárez
3 enero, 2019

“Habría muerto si lo hubiera dejado solo”, dijo la dueña de Asha, que se encontró con la adorable imagen en su jardín. Después no querían soltarse.

Kerry McKinnon despertó un día, salió a su patio y encontró a un bebé koala junto a su perro Asha, ambos estaban acurrucados, dándose calor. El frío envolvía a todo Strathdownie, Australia por lo que el pequeño animalito necesitaba alguien que lo cuidara.

La mujer de 45 años dijo que probablemente el koala se perdió al separarse de su madre en la noche y que se había colado a su jardín trasero para abrazar al perro para zafar de las bajas temperaturas.

Kerry N Raymond McKinnon

Según Kerry, el koala “nunca habría sobrevivido a la noche” si no hubiera sido por su querido perro, que lo acogió y dio amor y calor.  “Creo que el bebé koala se cayó de la bolsa de su madre y no sabía qué hacer”, dijo según consignó el portal News.

“Asha definitivamente salvó la vida del koala manteniéndolo abrigado. Habría muerto ahí afuera si hubiera estado solo toda la noche”, agregó.

Kerry N Raymond McKinnon

Bastó solo una noche para que el par se hiciera inseparable. Cuando Kerry intentó separarlos a los dos, tuvo que luchar, sobre todo porque el pequeño koala hizo un “gran alboroto” cuando intentó sacarlo de la espalda de Asha y luego envolverlo en una manta. El bebé solo quería mantenerse calientito junto a su nuevo amigo. “Creo que los perros tienen ese instinto protector”, dijo Kerry.

Kerry N Raymond McKinnon

Afortunadamente el koala está bien luego de ser revisado por un veterinario y ahora está siendo atendido por un cuidador. Los planes son liberarlo pronto a la naturaleza.

Puede interesarte