Por Antonio Rosselot
13 enero, 2020

Billy fue salvado justo a tiempo por la familia Francis, quienes le hicieron un refugio especial en la cocina de su casa para tenerlo cerca. Estaba muy adolorido y desgastado, pero igual demostró ser el más dulce y agradecido de los koalas.

A estas alturas, ya no es necesaria ninguna introducción para hablar de lo terribles que han sido los incendios forestales que afectan a Australia desde hace unos meses, destruyendo prácticamente todo a su paso. La colonia de koalas ha sido una de las más afectadas ya que los eucaliptos, árboles donde viven y de los cuales se alimentan, son altamente inflamables y se queman rápidamente.

Dicho esto, hoy les hablaremos del caso de Billy, un koala que fue encontrado apenas colgando del árbol de un patio trasero en Adelaide Hills.

Lucy Francis

Era claro que necesitaba ayuda, así que cuando fue rescatado por un equipo profesional, soltó un largo y fuerte quejido antes de acurrucarse en los brazos de su rescatista y dejarse manipular para ser salvado.

Lucy Francis

Billy fue acogido por Lucy y Adam Francis, quienes trabajan en la organización 1300Koalaz para rescatar y rehabilitar a koalas enfermos. Su trabajo se ha visto intensificado en estos últimos meses con los incendios, que han dejado a millones de animales afectados.

Billy no era una excepción: el fuego le había quemado sus cuatro patas. Los cuidadores lo llevaron inmediatamente a una veterinaria cercana, donde lo vendaron para luego comenzar su proceso de recuperación.

Lucy Francis

«Como sus patas estaban completamente vendadas, no podía trepar nada o estar en alguno de los lugares en donde dejamos a los koalas en tratamiento, así que tuvimos que ser creativos e improvisarle un refugio en nuestra cocina para estar siempre cerca de él».

Lucy Francis a The Dodo

Los Francis usaron un colchón de ‘camping’ para que Billy se sentara y pusieron una almohada detrás de su lomo para que pudiese echarse hacia atrás, ya que le era difícil sentarse en la posición normal de los koalas.

Lucy Francis

Billy la tuvo muy difícil al principio ya que su situación lo tenía bastante deprimido, pero eso no le impidió mostrarse como un chico dulce y cariñoso desde el primer minuto.

«Cuando Billy recién llegó, podría haber reaccionado mal y morder la mano de mi marido, pero en vez de eso, la olió y lamió gentilmente. Tenemos una relación muy cercana con él, nos deja acarrearlo a nuestra conveniencia y confía mucho en nosotros, independiente de que siga siendo un koala salvaje».

Lucy Francis a The Dodo

Lucy Francis

Los días van pasando, y Billy mejora cada vez más. En un principio estaba muy débil y dañado por sus heridas, pero con el atento cuidado de los Francis ha logrado recuperarse bastante bien.

Aún es muy temprano para devolverlo a su hábitat natural, pero por el momento, Billy está de lo más cómodo con su nueva familia, que lo cuida y lo protege como si fuese un miembro más.

Lucy Francis

Los Francis ansían el momento en que esté completamente recuperado para poder devolverlo a los bosques, pero sin duda dejará una huella imborrable en sus corazones.

Puede interesarte