He perdido la capacidad de asombro respecto al comportamiento de ciertos seres humanos. No merecemos el amor de un ser tan leal.

Es increíble por más trillado que suene hasta donde puede llegar la maldad de un ser humano, a veces pagan sus problemas con quienes menos lo merecen, cada ser vivo merece respeto y encontrarnos con casos en que mascotas son agredidas, con todo y que lo único que hacen en su mayoría es darnos amor y ser leales, es inevitable no enfurecerse.

Eso le ocurrió a Rami, una perrita que sufrió heridas de gravedad por culpa de un psicópata (porque no puede tener otro nombre) que decidió amarrarla a la parte de atrás de su vehículo y arrastrarla mientras conducía su auto. De no ser por un señor que vio la atrocidad que se estaba cometiendo, probablemente la historia hubiese tenido un final muy diferente.

Go Found Me

Jeremy es el nombre del héroe sin capa que se acercó al vehículo del delincuente para detenerlo, lo desamarró y lo llevó lo antes posible al veterinario. El incidente ocurrido en Brisbane (Australia) dejó a Rami con golpes en todo su cuerpo, heridas abiertas, huesos raspados con la carretera y la mandíbula rota. 

Para intentar salvarla los médicos tuvieron que ponerla en un estado de coma inducido, las posibilidades que se sobreviviera eran bajísimas, pero Remi se negaba a darse por vencida. El procedimiento era costoso ($3000 dólares americanos), pero las personas de la zona conmocionadas por la situación recaudaron el doble en menos de un día.

Go Found Me

El procedimiento fue un éxito, sin embargo la perrita necesitará atención constante, Jeremy el buen hombre que la salvó, le cambia las vendas de sus heridas cada pocos días. Aunque aún no confía en los humanos, parece que Jeremy ha demostrado que siempre estará allí para ella.

 

Puede interesarte