Por Diego Aspillaga
20 enero, 2020

Si bien la tormenta que azota al afectado país ha ayudado a apagar varios focos de fuego y le dio un respiro a los bomberos, ahora los afectados animales se ven nuevamente en riesgo.

Australia estaba esperando un milagro. Después de meses viendo como el país sucumbía antes los incendios forestales más salvajes y destructivos de su historia, bomberos, civiles y animales miraban al cielo rogando por una lluvia que terminara con sus problemas.

Miles de personas desplazadas, millones de hectáreas de bosques destruidos y miles de millones de animales muertos formaban parte del triste saldo de una catástrofe que parecía no tener fin.

Phillipe Francois

Pero no hay crisis que dure mil años, ni incendio que arda para siempre. Luego de meses de angustia, una masiva tormenta se hizo presente para ayudar a los australianos a apagar el fuego y ponerse de pie nuevamente.

Sin embargo, la bendición que tanto esperaban podría terminar causando más problemas de los que resolvió.

@Bobbafet192

Y es que si bien la tormenta apagó más de 30 focos de incendió y dio a los bomberos una oportunidad de enfocarse en los pocos que quedan activos, la cantidad de agua que cayó ha provocado peligrosas inundaciones que han arrastrado con la poca vida que quedaba en las zonas afectadas. 

Según explicaron los expertos, una de las principales consecuencias de los incendios forestales es la destrucción de árboles y arbustos que absorben el agua de las lluvias y evitan los deslizamientos de tierra y las inundaciones. 

The Telegraph

Al no haber vegetación, el agua no es absorbida a tiempo y se acumula, arrastrando con todo a su paso. La situación en Australia cambió pero sigue siendo muy complicada.

Al respecto, el director del refugio de animales Reptile Park, Tim Faulkner, dijo The Telegraph que las inundaciones repentinas del viernes por la mañana fueron «increíbles».

«La semana pasada tuvimos reuniones diarias para discutir la inminente amenaza de incendios forestales. Hoy hemos tenido a todo el equipo ahí afuera, empapado, actuando rápido para garantizar la seguridad de nuestros animales y defender el parque de la avalancha de agua … No hemos visto inundaciones como esta en el parque en más de 15 años», dijo.

The Australian Reptile Park

Este sector de Australia puede estar luchando contra las inundaciones pero eso no significa que los incendios hayan terminado. Aunque las lluvias han apagado los incendios en algunas áreas, estos continúan en muchas otras partes del país donde el clima se mantuvo seco, incluso en otras partes de Nueva Gales del Sur, donde 82 incendios aún ardían, con 30 fuera de control.

Como si esto fuera poco, hay preocupación en las áreas donde ha llegado la lluvia de que la ceniza fangosa sea arrastrada a los ríos y lagos, lo que agrava una crisis a medida que los peces mueren en grandes cantidades debido a la ceniza que envenena las vías fluviales.

ABC.net

Y si bien las lluvias causan estragos, estas aún son muy necesarias en el resto del país que sigue en llamas. El lugar más necesitado de agua es la llamada Isla Canguro, un parque nacional cuna de decenas de especies en peligro de extinción  que ha sido uno de los más afectados por llamas.

Vets for Compasssion

Las autoridades australianas llaman a a la gente a seguir luchando, ya sea contra el fuego o contra las inundaciones. El verano está recién comenzando y la crisis aún no pasa.

Si bien no hay incendio que arda para siempre ni catástrofe que dure mil años, está está aún muy lejos de terminar. Los australianos esperan que algo de su hermoso país quede en pie cuando se apague el fuego.

The Australian Reptile Park

Si deseas ayudar a combatir el fuego en Australia o salvar animales afectados por las llamas, puedes donar a las siguientes organizaciones:

Hospital de #koalas en Port Macquarie

Hospital de la #fauna #silvestre de Currubin

CFS #volunteer #firefighters

Australian #Koala Foundation

Australia nos necesita.

 

 

Puede interesarte