Por Daniela Morano
25 enero, 2019

«Imaginar que una persona es capaz de hacerle algo así a un animal es algo que nos hace perder la fe en la humanidad», comentó el veterinario.

Hay quienes no consideran a los animales como seres vivos, capaces de sentir dolor o tristeza cuando son maltratados o abandonados. Por otro lado, están las personas que piensan que torturar a otro ser vivo es algo aceptable, casi divertido, y jamás deberían tener permitido acercarse a un animal en toda su vida, porque ocurren cosas como lo que le ocurrió a una joven pit bull en Watts, California.

La pequeña Avery fue encontrada el pasado lunes por la fundación «Animal Hope and Wellness», quienes le contaron al medio KTLA que esta fue hallada atada con un cable de electricidad a una reja y había sido brutalmente golpeada, tanto que sufría de espasmos.

Cerca de la muerte, los voluntarios de la fundación lograron rescatarla a tiempo, aunque no a la otra perrita que encontraron junto a ella. Ellie Roberto, directora de la organización Sherman Oaks dijo que «alguien la había pintado con spray y la habían golpeado».

KTLA

Cuando la encontraron la llevaron a urgencias en el hospital veterinario McGrath donde encontraron que «su mayor problema es que tiene lesiones craneales por los golpes, no pasa suficiente oxígeno a su cerebro porque la intentaron colgar».

KTLA
KTLA

McGrath logró reducir sus heridas y detener las convulsiones además de cuidar de resto de sus heridas.

«Cuando llegó tenía un cable atado alrededor de su cuello porque intentaron ahorcarla. Así que las heridas que tiene ahí han dañado su esófago y garganta también», cuenta McGrath.

KTLA

Como si no fuese terrible todo eso, Avery además tiene sarna, una condición que afecta su piel, y quemaduras producidas por químicos en sus ojos y patas.

Marc Ching, fundador de «Animal Hope and Wellness», cree que probablemente fue atacada como parte de la iniciación de una pandilla.

KTLA

«Imaginar que una persona es capaz de hacerle algo así a un animal es algo que nos hace perder la fe en la humanidad», aseguran.

A pesar del dolor y sufrimiento de Avery, se encuentra mejorándose y siendo atendida por los veterinarios día y noche, aunque el daño psicológico tomará más tiempo en ser superado. El sitio web de la fundación abrió una cuenta donde es posible donar dinero para ayudar a pagar los gatos médicos de Avery, quien eventualmente será dada en adopción.

Puede interesarte