Por Ronit Rosenberg
10 julio, 2018

La historia del Beagle Charlie y Laura ha conmovido al mundo entero. Tiene 6 millones de visualizaciones. Pero no son los únicos…

Traer un recién nacido a casa es todo un desafío. No se necesitan dos manos ni dos ojos, sino 10, al menos. Los bebés son muy demandantes y es normal que a veces los padres sientan que van a colapsar.

Por eso, son afortunados quienes tienen en casa la mejor ayuda posible. Y no, no estoy hablando de los abuelos ni de una niñera, sino de ellos; los cuidadores peludos más espectaculares del mundo.

Youtube

Estos videos se han viralizado por todo internet porque causan una ternura indescriptible y porque demuestran la enorme sensibilidad que puede llegar a desarrollar un perrito con un bebé. Los sienten parte de su manada, y por ellos harían cualquier cosa.

La historia de este perrito Beagle y la pequeña bebé Laura ha dado la vuelta al mundo. Los padres humanos de Charlie trajeron una hermanita a casa, y a la pobre Laura le ha costado trabajo quedarse dormida. Pero afortunadamente está Charlie para cuidarla y estar pendiente de ella todo el tiempo.

Charlie vio a los padres mecerle la cuna y entendió rápidamente que eso calmaba a la bebé. Un día, se percataron que apenas Laura se ponía intranquila, Charlie venía corriendo y con su patita la movía. Sorprendidos, grabaron la escena y han deleitado a millones de personas. El video tiene 6 MILLONES de visualizaciones. 

¿Lo culpan? creo que no he visto nada más espectacularmente adorable en toda mi vida. Pero a pesar de que nos sorprendamos muchísimo, la historia de este Beagle Charlie no es un caso aislado. 

Youtube

Hay más videos que evidencian la profunda y real conexión que tienen los bebés y los perros. Cuando pareciera que nada ni nadie puede calmar a los pequeños inquietos y molestos, vienen sus amigos y protectores peludos a enseñarles a papás cómo se hace. 

Este bebé está muy inquieto en su cuna y parece realmente enojado. Papá lo va a buscar y lo coge en brazos, pero sigue mañoso…hasta que se sientan en el sillón de casa y papá llama a los Huskies, pues ya sabe que es una técnica infalible.

Los dos maravillosos perros se acercan y se sientan también en el sillón, muy cerca del bebé. Lo miran y comienzan a besarle la cara en signo de: “Tranquilo pequeño, aquí estamos”. El bebé comienza a tranquilizarse, le acerca su cara para que lo sigan lamiendo y estira su manito para acariciarlos.

De pronto, el bebé comienza a sonreír y deja atrás su molestia. No tiene ni siquiera un año pero ya sabe con quién podrá contar incondicionalmente al crecer.

A diferencia de como muchos pueden pensar, un perro no es una carga más al tener un bebé. Obviamente es importante cumplir con la responsabilidad de cuidarlo y no dejarlo a un lado, y ellos lo retribuirán con su amor infinito, lealtad y protección.

¡Son los mejores cuidadores del mundo y una familia sin ellos no está completa!

Puede interesarte