Por Romina Bevilacqua
24 diciembre, 2014

La ciudad sueca de Malmo, un viejo astillero, ha sido transformada desde una tierra de desechos ambientales a un impecable distrito ecológico, dando un ejemplo al mundo de viviendas sostenibles. El área, que empezó a volverse obsoleta comercialmente a finales de los 80′, ahora se ha convertido en un lugar donde el espacio para los botes ha sido sido reemplazado por casas, tiendas y edificios de oficinas cuyas necesidades de energía son satisfechas únicamente con recursos renovables.

El proyecto se llama  ‘Bo01 – City of Tomorrow’ y comenzó en 2001, para satisfacer las necesidades de una sección de la población sueca en crecimiento, que quería cambiar el mundo por medio del compromiso de vivir sosteniblemente, y estaban dispuestos a hacer sacrificios para lograrlo.

“Era un reto para el futuro”, explica Eva Dalman del equipo de arquitectura de Bo01. “Bo01 es la respuesta a la pregunta, ¿Cómo podemos resolver el problema ambiental más grande, los problemas globales, en el desarrollo de una ciudad sostenible sin hacer esos sacrificios?”. La solución llegó en una mezcla de diseño de arquitectura, estética y reciclaje en un área sin uso, ubicada entre la ciudad y el mar.

vatten-V.hamnen

Sobre el viejo astillero, un molino de viento ahora suministra la mayor parte de la electricidad que se necesita para la ciudad, los senderos y las vías de bicicleta tienen prioridad, el agua se drena por una serie de estanques, canales y techos cubiertos de musgo, y unos embalses geotérmicos subterráneos suministran calor en el invierno y aire fresco en el verano.

Los desechos de comida son convertidos en gas natural que luego es usado para que los buses locales funcionen. Suecia ha estado usando biometano para el transporte por casi una década, y otros países – más que todo en Europa – han acogido la idea. Aun el hecho de que haya tormentas no es temido, sino por el contrario, es relacionado con la recolección de agua. En un artículo publicado en el Periódico de Construcción Verde (Journal of Green Building), Gary Austin de la Universidad de Idaho proclama los logros hechos por el proyecto, pero dice que la eficiencia de la energía de los edificios del Bo01 no cumplieron con sus metas y que la biodiversidad del sitio logró resultados diferentes.

Malmo_-_Bo01_and_Vstra_Hamnen_13

Pero los expertos esperan llenar estas metas con la nueva generación de proyectos en Malmo. Bo01 se ha convertido en un gran desarrollo muy conocido ya que el Western Harbour y la ciudad entera espera ser neutral en cuanto a emisiones de carbono para el 2030. “Aprendimos mucho del Bo01”, dice Christer Larsson, director de planeación de la ciudad de Malmo. “Estamos reflejando lo que hicimos y el porqué fue tan bueno”.

Los principios experimentales de este proyecto están siendo aplicados en otras ciudades, como Tangshan en China, como parte de un distrito ecológico en este momento en construcción, que abarcará más de 30 kilómetros cuadrados. Lo que empezó como una tierra de desechos industriales podría ser muchísimo más verde de lo esperado.

Bo01_Vastrahammen_JFSTO_003-620x413

Visto en: CNN

Puede interesarte