Por Simona Villela
14 agosto, 2014

Es cierto que los animales tratan de comunicarse con los humanos, pero que a menudo nosotros no estamos escuchando. Esta historia nos relata lo que puede suceder cuando somos más receptivos con las criaturas que nos rodean.

Original

Puede interesarte