Por Antonio Rosselot
26 noviembre, 2019

Flash estaba lista para viajar a Texas (EE.UU) y convertirse en parte de la brigada canina local, pero el plan se desmoronó y se quedó sin hogar definitivo. Hoy sigue en adopción, esperando por unos humanos que aprecien su inteligencia.

A continuación les contaremos la historia de Flash, una perra mezcla de pastor belga y pastor alemán que está entrenada para ser policial. Ella pasó su primer año de vida en la calle y luego llegó a una perrera en New Haven (Connecticut, EE.UU): los oficiales de control animal que la habían encontrado la hallaron «muy delgada y hecha un desastre».

Tom Mitchell

Pero Tom Mitchell, uno de estos oficiales, se dio cuenta de que Flash demostraba tener la inteligencia y el temperamento de un perro policial, así que decidió entrenarla para incorporarla al cuerpo. Flash aprendió a detectar narcóticos y aprehender a sospechosos, y en un minuto estuvo lista para ser llevada a Texas y convertirse oficialmente en parte de la brigada canina (K9).

Pero ese día nunca llegó, ya que los tejanos prefirieron llevarse a otro animal más cercano geográficamente, y Flash se quedó atrapada en la perrera. Han pasado dos años, y aún nadie la adopta.

Tom Mitchell

Mitchell dice que se ha impuesto como misión de vida «encontrar un hogar a esta increíble perra, que no sea la perrera». Sin embargo, Flash tiene unos pocos hábitos que podrían ser decisivos para los potenciales padres adoptivos: es muy protectora con su comida cuando está cerca de gente que no conoce y puede reaccionar algo alterada cuando está con otros perros. Según su entrenador, Flash puede ser muy bien portada, «pero si no te conoce y tratas de hacer algo, ella intentará detenerte».

Mitchell pensó en adoptar él mismo a Flash, pero vive en un lugar alquilado y muy pequeño, así que no es un lugar ideal para el animal. Incluso, Mitchell dice que debido a sus sobre-reacciones, es mejor mantenerla alejada de niños por protocolos de seguridad —aunque dice también que Flash adora a los niños—.

Tom Mitchell

Por otra parte, una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en adoptar a Flash es su enorme sentido de inteligencia y entrenamiento: según Mitchell, «ella tiene el potencial de ser más lista que alguien que no sabe lo que hace». Y como el tiempo de Flash para incorporarse a un cuerpo policial ya pasó —hoy tiene 3 años—, Mitchell está buscando el mejor hogar para ella.

Dice que Flash no es apta para ser perra de servicio, ya que «es una alfa, así que es muy dominante para ser considerada». Sin embargo, sí imagina que un/a policía o un veterano de las Fuerzas Armadas podrían ser padres ideales para ella.

Tom Mitchell

Mentes brillantes como la de Flash están esperando en esa perrera desde hace mucho tiempo, por alguien que les pueda dar una oportunidad en la vida. Si quieres una mascota, ¡Considera adoptar!

Puede interesarte