Por Juan David Montes
23 junio, 2016

¡Mira su transformación!

Su nombre es Kale Chips y fue entregado a la organización Chicago Animal Care And Control por su primer dueño. Cuando llegó allí, se encontraba en un preocupante estado de sobrepeso. Pesaba más de 38 kilogramos y fue transferido de inmediato al refugio One Tail at a Time. Debido a que su peso le impedía caminar, tuvo que ser transportado en una carreta.

10153006_10152684272553178_4690687167422830078_n
One Tail at a Time

Kale Chips tuvo que someterse a una dieta especial y a un programa de ejercicios. De momento fue acogido por un hogar temporal.

10924767_10152693807118178_7660801094915511497_n
One Tail at a Time

Su dieta consistía en alimento especial para perro, frutas y vegetales.

La natación hizo parte de su rutina de ejercicios.

10981539_10152749375773178_1947149502667657010_n
One Tail at a Time

Así pudo empezar a perder peso.

10428002_10152772182438178_4151683443200316058_n
One Tail at a Time

¡Hasta que logró pesar menos de 22 kilos!

10999010_10153288545163178_6686996108336055384_n
One Tail at a Time

Su familia temporal se encariñó con él… ¡así que ahora es un hogar permanente!

13450092_10153777542398178_8049531018142218993_n
One Tail at a Time

¿Conoces un caso similar?

Puede interesarte