Por Kat Gallardo
12 septiembre, 2017

Es un ejemplo digno de aplaudir.

Irma se acercaba este fin de semana a Cuba, con todo el poderío de un huracán grado 5. Según los pronósticos, el último huracán de estas características pasó por las tierras de Fidel en 1932. Afortunadamente, las medidas de seguridad no sólo afectaron a los seres humanos, sino que también a criaturas como los delfines, quienes también debieron ser evacuados debido a las amenazas de un devastador escenario metereológico.

Osvaldo Gutiérrez

Las imágenes de los delfines, que se viralizaron rápidamente, muestran cuando son trasladados del Complejo Recreativo Delfinario en Cayo Guillermo en Ciego del Ávila, para llegar en helicóptero hacia la provincia de Cienfuegos, donde fueron alojados en una piscina de similares condiciones al lugar donde habitan

Osvaldo Gutiérrez

No deja de ser emocionante ver cómo la sociedad avanza al punto de que los animales son tomados en cuenta dentro del plan de seguridad nacional. Aunque no deja de ser preocupante que aún existan personas que en situaciones como las que ocurrieron en el atlántico, sigan dejando a sus mascotas abandonadas a su suerte.

Osvaldo Gutiérrez

En este sentido, el ejemplo cubano es digno de aplausos, ya que demuestra a una sociedad sensibilizada, que no deja atrás a sus animales pensando sólo en el bienestar personal.

Puede interesarte