Por Diego Aspillaga
16 enero, 2020

Truenos, relámpagos y cerca de 80 mm de agua fueron recibidos con alivio y emoción por los millones de australianos que por meses han visto como el fuego les ha quitado sus casas, bosques y animales. Si bien no apagará todos los incendios, ayudará a controlar la situación. Ya era hora.

Australia era un infierno. Cielos rojos, cenizas por todos lados, personas desplazadas, bosques destruidos y más de mil millones de cadáveres calcinados de animales formaban parte de una postal macabra que desde septiembre ha impactado al mundo entero.

Phillipe Francois

Sobrepasados por las altas temperaturas, las sequías y los fuertes vientos, los bomberos australianos veían con impotencia como nada de lo que hacían funcionaba para contra los más de 120 incendios que destruían todo a su paso.

Aparte de las millones de hectáreas de casas y bosques reducidas a cenizas, el mundo miraba estupefacto como miles de millones de animales, entre ellos los emblemáticos koalas y canguros, morían producto de los incendios. La fauna australiana ha sufrido tanto con el fuego que gran parte de las especies endémicas del país están ahora en peligro de extinción. 

Queensland Police Service

Ayuda internacional, grandes donaciones de dinero, plegarias, nada funcionaba. No había forma de luchar ni contener los voraces incendios: Australia necesitaba un milagro para salir adelante.

Luego de meses de lucha contra las llamas, el humo y la muerte, las plegarias de los australianos -y del mundo entero- por fin fueron escuchadas porque una masiva tormenta eléctrica llegó al territorio para apagar el fuego de una vez por todas.

Bobbafet192

La Oficina de Meteorología celebró la llegada de la tormenta y anunció que espera lluvias de 30 y 80 mm en el este de Nueva Gales del Sur, entre el jueves y el domingo. La gente, en tanto, espera con esperanza que la tormenta alivie a los bomberos exhaustos que han luchado contra las llamas mortales durante más de tres meses.

“El alivio está aquí para varios bomberos que trabajan en NSW. Aunque esta lluvia no extinguirá todos los incendios, sin duda contribuirá en gran medida a la contención «, escribió la oficina de Meterología al publicar una fotografía con la tan ansiada lluvia. 

NSW RFS

Apenas sintieron las primeras gotas, miles de australianos salieron a celebrar y darle la bienvenida a la lluvia por la que tanto habían rezado.

@jessxrubina

El agua no apagaba sólo los incendios, sino que encendió sus corazones y los llenó de esperanza: la naturaleza por fin les había dado una mano y el infierno en el que vivían está terminando.

@RebeccaH2020

La oficina de meteorología también informó que «la naturaleza de las tormentas eléctricas significa que es difícil pronosticar exactamente dónde estará la lluvia más fuerte: algunas partes del este de Australia afectadas por incendios forestales y sequías podrían ver 50-100 mm en los próximos días. ; mientras que otros pueden ver muy poco».

Por su parte, otras autoridades advirtieron que si bien las lluvias podrían ser masivas, estas aún no serían suficientes para apagar todos los focos de incendio del aquejado país.

«¡Está lloviendo!. Koalas y canguros en Australia, espero que siga lloviendo por algunas horas para que ningún otro animal tenga que morir», escribió un emocionado australiano al ver las precipitaciones.

@DinakarDamburi

A pesar de lo anterior, la gran tormenta sí dará un respiro a los agobiados bomberos, ciudadanos y animales de Australia para que puedan recobrar energías. Y con 30 incendios menos el primer día, los bomberos pueden enfocarse en luchar con mas fuerza en toros frentes para lograr terminar con la crisis.

AP

Los incendios que desde septiembre han afectado al subcontinente parecen estar terminando al fin. Con la lluvia se van las llamas, las postales infernales y los tristes saldos.

@RebeccaH2020

Apenas se despejen las nubes, el sol brillará sobre una Australia distinta: llena de esperanza y fe en el futuro. Ya era hora 

 

 

 

 

 

Puede interesarte