Por Lucas Rodríguez
15 marzo, 2019

Convocada por los estudiantes secundarios del mundo, la marcha de hoy llama a que los poderosos se hagan cargo del problema que ha causado el cambio climático. Todo partió con las protestas solitarias de una niña de 16 años, quien ya se encuentra nominada para el Premio Nobel de la Paz.

Ya no dan más. Ni tampoco creen que los líderes mundiales están haciendo todo lo que está al alcance de sus manos. Si a esto se le suma la poderosa decisión y terquedad de los adolescentes, el movimiento de secundarios por el cambio climático está tomando una fuerza que nadie se esperaba. 

WWF

El llamado para este viernes 15 de marzo para sumarse a la iniciativa ya fue escuchada y respondida por secundarios en más de 90 países, incluyendo varios de latinoamérica. Programada para las 14 horas del día, la marcha ya ha comenzado en países del hemisferio norte, incluyendo ciudades históricas como Londres, y otras en España, Alemania y Suiza, como informa The Guardian

Kirsty O’Connor/PA

Lo que piden los protestantes es muy simple: el cambio climático ya ha comenzado y amenaza el futuro de todos. Los protestantes están exigiendo que los líderes mundiales y la elite se tomen en serio el problema y comiencen a tomar las medidas necesarias, como bajar las emisiones de CO2 y cambiar su producción energética hacia una más sustentable.

Katia Christodoulou/EPA

El movimiento comenzó de la manera más insólita posible: con la protesta solitaria de una niña sueca de 16 años.

Hanna Franzen/EPAGreta Thunberg decidió hace ya varias semanas que no valía la pena seguir asistiendo a clases, si es que el futuro estaba comprometido por la contaminación. Su historia dio la vuelta al mundo, inspirando a jóvenes de todos los países y convirtiéndola en la precoz líder y vocera del movimiento. 

Wolfgang Rattay/Reuters

Por sus esfuerzos e inspiración, Greta ya se encuentra nominada al premio Nobel de la paz de este año.

Si te quieres unir a la marcha, en este artículo de CNN puedes ver todos los detalles. El cambio climático nos afecta a todos, por lo que todos debemos aportar con lo que podamos para resistirlo.

Puede interesarte