Probablemente pasó toda su vida encerrado.

Adam Parascandola, un miembro del equipo de rescate animal de The Humane Society de Estados Unidos, encontró a un perrito sobreviviendo dentro de una fábrica de mascotas en el condado de Jones, en Carolina del Norte. La puerta de su jaula estaba trabada por la oxidación, y todo indicaba que había pasado la mayor parte de su vida encerrado ahí.

El pequeño estaba desnutrido, en pésimas condiciones de salud y le faltaba la mitad de la mandíbula inferior. El escaso alimento que recibía, era a través de la reja. Y con respecto al agua, estaba verde y contaminada.

Captura-de-pantalla-2016-02-01-a-las-11.04.45
Fuente

Adam rompió la cerradura, lo tomó en sus brazos, y la conexión que se produjo entre ambos fue instantánea. El perrito, un chihuahua al que después adoptó y llamó Billy, se apoyó en su pecho con ternura y por primera vez en su vida se sintió aliviado.

Lo que sucedió en adelante, lo tendrás que descubrir en el video que  compartimos a continuación. Te advierto, es extremadamente adorable, y esperemos, un ejemplo a seguir.

Por desgracia, Billy murió al poco tiempo de que su historia se diera a conocer. No logró acompañar durante mucho tiempo a su maravilloso humano. Sin embargo, cabe destacar que sus últimos días de vida, fueron extremadamente felices.

Captura-de-pantalla-2016-02-01-a-las-10.21.07
Fuente

Esperemos que este caso sirva para dar a conocer en las trágicas condiciones en las que viven miles de perros en el mundo. Miles de perros que ansían con encontrar un hogar y una familia que los quiera. 

Puede interesarte