Por Daniela Morano
5 septiembre, 2018

Sus ojos apenas se abrían, pero su nueva dueña la toma y le asegura que todo estará bien.

El ser humano puede llegar a ser muy cruel cuando se trata de cuidar o proteger animales. No todos aman a los perros y quieren cuidar de ellos, hay quienes no los soportan y no les importaría que estos sufran. En Cabarrus, Carolina del Norte, una granja de cachorros los mantenía en deplorables condiciones: todos compartían un sótano oscuro, sucio, el cual fue allanado por The Humane Society de Estados Unidos.

La pequeña B.B es sólo una de los 130 perros que vivieron una miserable vida en esa granja. B.B. tuvo mucho cachorros y cuando la hallaron estaba visiblemente cansada y traumatizada por todo lo que había vivido.

Brenda Tortoreo

B.B tuvo suerte, a diferencia de otros. Quienes la encontraron estaban dispuestos a ayudarla como sea y el momento más dramático fue cuando B.B. vio por primera vez la luz. Su cansancio era aún más evidente cuando intentaba abrir sus ojos, los cuales no estaban acostumbrados a ver luz natural.

Brenda Tortoreo

Pero su nueva mamá, Brenda Tortoreo, no permitirá que B.B. sufra como ya sufrió durante su vida. Le dio de comer para que subiera de peso y tuviese energía, y le ha entregado un techo bajo el cual vivir tranquilamente aunque sea durante un par de años.

Brenda Tortoreo

B.B. ama correr por el jardín y jugar con sus juguetes, después de todo, jamás había tenido uno. Y lo que más le gusta es ser sostenida en los brazos de su amada dueña.

Ojalá todos los perritos sin hogar tuviesen un final tan bello como el de esta pequeña.

Puede interesarte