Por Juan David Montes
23 junio, 2016

Sería un duro golpe para el glifosato.

El próximo viernes 24 de junio se llevará a cabo una reunión crucial para la industria agrícola del mundo entero. Aunque se trata de un encuentro que, en principio, sólo concierne a las naciones de la Unión Europea, las consecuencias de su decisión afectarán al mercado global de importadores y exportadores. La cuestión que se debatirá es la renovación de la licencia para el uso de Roundup, el herbicida de Monsanto.

La licencia del herbicida expira a finales de junio. Si antes de que el mes finalice esta no es renovada, su uso quedará prohibido en todo el territorio de la Unión Europea, así como el ingreso de productos que hayan sido fumigados con este herbicida.

15109364851_99f61fd039_o
Mike Mozart

Los alimentos fumigados con glifosato tendrían un plazo de seis meses pare ser retirados del mercado de la unión.

El debate político gira en torno a los riesgos de cáncer asociados al uso de glifosato, que han sido sustentados y desmentidos con base en hallazgos contradictorios.

Ségolène Royal, ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía de Francia, le confirmó a Reuters que su país votará en contra de la renovación de la licencia.

Fête_de_la_Fraternité_2009_-_Ségolène_Royal_et_Najat_Belkacem_by_Mikani-crop
Mikani / Vía Wikipedia

Una propuesta para renovar la licencia durante tan sólo 12 a 18 meses fue descartada.

De acuerdo con Jonas Oxgaard, analista de la firma Bernstein citado por Reuters, si la Unión Europea suspende el uso de glifosato Monsanto dejaría de recibir más de $100 millones de dólares.

Puede interesarte