La habían dañado tanto, que no quería tener contacto con ningún humano.

Hay personas tan crueles, que adoptan perros solamente por su conveniencia, sin importarles lo mucho que puedan estar sufriendo. Hay algunos que los tienen solamente para reproducirse una y otra vez y así poder vender a sus bebés.

Como esta perrita, que fue utilizada para dar a luz y amamantar cachorros, pero cuando esos bebés crecieron y no la necesitaron más, la arrojaron a la calle.

Y fue tanto el maltrato por el que pasó, que le tomo pánico a los humanos. Tanto, que ni siquiera los vecinos de la cuadra donde ella solía moverse pudieron prestarle ayuda, y en su lugar, tuvieron que llamar a Hope for Paws, una organización dedicada al rescate animal, para que intentaran darle una nueva oportunidad.

Hope For Paws

Pero no sería fácil. Aunque la intentaron rescatar mientras ella dormía en la acera, se dio cuenta de lo que tramaban y solo huyó intentando protegerse. Con todo lo que había vivido, no podía pensar que intentaban ayudarla y que solo querían entregarle un poco de amor.

Hope For Paws

Así que el rescate se volvió complicado, la perrita huía de los voluntarios sin parar, hasta que una vez que se escondió bajo un auto y la tenían prácticamente acorralada, con paciencia, cariño y palabras cargadas de amor, ella poco a poco fue entregándose, aunque siempre muy nerviosa y desconfiada por lo que ocurriría.

Hope For Paws

Afortunadamente ese día cambió la vida de esta labradora, que de haber tenido un pasado de abusos y un presente de abandonos, ahora tenía un futuro prometedor, lleno de amor.

Hope For Paws
Hope For Paws

Trataron su salud, le dieron delicados baños y la nombraron Perla. Y pronto… fue adoptada por una familia que solo quiere hacerla feliz.

Hope For Paws

¡Larga vida, Perla!

Puede interesarte