Por Moisés Valenzuela
30 octubre, 2018

Después de dos meses y mucho trabajo, Gwen fue dada de alta y ahora espera por un hogar.

Lo voy a decir de una vez: las peleas de perros y la gente que participa de ellas debieran desaparecer. Sí, todo ese mundo lleno de crueldad y de personas que celebran ver a dos animales maltratarse, a veces hasta las últimas consecuencias, no merece nada excepto sanciones.

Es que la bondad entre caninos y humanos es tan profunda y conmovedora, que ver este tipo de cosas nos dejan sin entender cómo existen personas que fomenten estas prácticas. Pero incluso ahí, en esos lugares, a veces todo termina bien.

La historia de Gwen es emocionante.

Facebook / SPCA of Texas

Luego de mucho tiempo de búsqueda, un grupo de rescatistas de Society for the Prevention of Cruelty to Animals of Texas (SPCA) logró dar con cerca de 14 perros utilizados en peleas en la localidad de Able Springs.

Los perritos saltaron inmediatamente a los brazos de los voluntarios buscando su atención y, por fin, algo de cariño. Sabían que serían rescatados y podrían optar a una vida mejor que la que llevaban hasta hoy.  Su recuperación estaba por comenzar.

Sin embargo, en un rincón, una perrita no podía moverse.

Facebook / SPCA of Texas

Madeline Yeaman, una de las rescatistas, la vio. Sus fuerzas no eran suficientes ni siquiera para ponerse de pie.

Facebook / SPCA of Texas

La perrita cargaba años de maltratos, peleas y abusos. Se notaba que no había recibido cuidados, estaba flaca y bastante débil. Madeline supo que si no hubieran llegado en ese momento, la pequeña no habría resistido más. 

Una vez que fue llevada al refugio, un veterinario la revisó. Muy poca sangre bombeaba por sus venas y necesitaría muchos cuidados para recuperarse.

Facebook / SPCA of Texas

Madeline la bautizó como Gwen y comenzó a darle todo el amor que no le permitieron durante todo este tiempo. Sus heridas comenzaron a sanar y su ánimo también mejoró. Poco a poco, comenzó a encariñarse y a saludar a todos moviendo su cuerpo y su colita.

Facebook / SPCA of Texas
Facebook / SPCA of Texas

Pero no todo terminó aquí para Gwen. Si alguien merecía tener sólo buenas noticias después de tanto sufrir, era ella. Entonces, vino lo que todos esperaban: la perrita se recuperó completamente y está lista para ser adoptada.

Facebook / SPCA of Texas

Fueron dos meses de mucho trabajo, pero ahora todo parece ir bien. Sólo falta encontrar una familia que quiera cuidarla, pero no creemos que tarde mucho tiempo. ¡Sólo mírala! 

 

 

 

Puede interesarte