Por Yael Mandler
1 octubre, 2015

Este vicio puede ser realmente saludable, si comes el adecuado…

¿A quién no le pasó esto cuando niño?  Estabas enfermo y de pronto tu mamá o tu papá aparecía en tu cuarto con un remedio que odiabas en la mano. Cuando arrugabas la nariz antes, durante y después de tomarlo, te decían, «es un remedio, no tiene por qué gustarte», mientras tú casi que preferirías seguir enfermo y no tener que tragarte eso. A mí, miles de veces.

Can't find his blue bear. Encep2 guling pun jadi #ngintipsebas #kids #instakids #myboo #bocah #cryingboy #lazyboy

A photo posted by Si Kacamata (@faydiaries) on

Pero la ciencia, en uno de sus mejores descubrimientos, ha revelado que no todos los remedios tienen que ser malos. Y la mejor parte viene aquí: El chocolate puede ayudarte a prevenir enfermedades, ¡el chocolate! El vicio de muchos, el regalo que nunca falla, la solución a muchas peleas y uno de los más sinceros motivos de alegría.

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-17.14.16

bombones_penalba

Comer chocolate puede reducir la pérdida de memoria; disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares e infartos; mejorar la visión; proteger tu sistema nervioso; bajar la presión sanguínea; estimular tu ánimo; y ayudarte a prevenir el cáncer.

PERO… como todo en la vida tiene un pero. Tú puedes estar comiendo chocolate feliz de la vida, pensando en que además estás ayudando a tu cuerpo, pero en realidad no lo estás haciendo. Y la verdad es un poco triste: una parte importante de los chocolates que compras no son realmente chocolate.

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-17.13.54

antosiowa_mama

Por eso, acá te damos algunos datos para que no te engañe un envoltorio bonito o una barra perfectamente rectangular:

1. La clave: distinguir entre CACAO y COCOA

Captura-de-pantalla-2015-09-29-a-las-17.12.59

teod.kell

Más que cambiar las «o» por las «a», la diferencia entre estas dos sustancias es la más importante al momento de poder acceder a las propiedades del chocolate. La cocoa es cacao procesado,  que es asado a altas temperaturas, mientras que para obtener el cacao, se prensan en frío las semillas de cacao sin tostar. De esta forma, se las procesa el mínimo, para que puedan preservar todos los antioxidantes, que se pierden cuando se tuestan las semillas.


2. Mezclas más baratas

La mayoría de los productores industriales de chocolate, no venden chocolate. En su proceso de manufactura, mezclan mantequilla de cocoa con otros aceites vegetales. Esta es una forma más barata de hacer «chocolate». Muchos de ellos incluso tienen mucha azúcar y otros compuestos para hacerlo más dulce.


3. Guíate por el color

Salty handmade potato chips dipped in dark chocolate…

A photo posted by Joan (@joansonthird) on

Los más expertos dicen que mientras más oscuro es el chocolate, mejor. Aunque también es el más amargo… pero no puedes quejarte, sigue siendo exquisito.


4. Los números de la caja son importantes

Loading batteries..#darkchocolate #organic #autumn #warm #sunny #walking #sun #finland

A photo posted by Sandra Kurvits (@sandrakurvits) on

Para asegurarte que estás frente a un buen chocolate, echa un vistazo a los ingredientes y los porcentajes. Trata de comer los chocolates menos procesados y que contengan al menos 65% de cacao. Estos tienen una buena concentración de antioxidantes.

¡Uuuf, qué hambre!

Puede interesarte