Por Moisés Valenzuela
6 noviembre, 2018

Si algún día tomas el bus en Seattle, sólo pregúntale a Eclipse cómo llegar a tu destino.

Cuando Eclipse era apenas una cachorra, Jeff, su dueño, decidió llevarla a un parque cercano a su casa en Seattle para que corriera y disfrutara de una tarde al aire libre. Y aunque lo habían visitado en otras ocasiones, seguía siendo uno de los primeros paseos de su perrita y estaba emocionado.

Sin embargo, por un breve momento se distrajo, y para cuando volvió a prestar atención, ¡Eclipse se había subido al autobús!

Youtube

Tanta fue la desesperación de Jeff, que corrió hacia el bus para intentar detenerlo pero este partió sin esperarlo.

Asustado por cómo estaría su perrita, tomó el siguiente para seguir la ruta y encontrarse con ella. Rogaba porque se bajara en la parada adecuada. 

Youtube

Sorprendentemente, lo hizo: Eclipse dejó el autobús justo en el parque y esperó ahí a que su dueño llegara.

Youtube

Desde ese día, la labradora de dos años no dejó de viajar en autobús, incluso si su dueño no va con ella. Según Jeff, utiliza los asientos junto a la ventana para mirar el paisaje y reconocer el lugar en el que debe bajar.

La destreza de Eclipse es asombrosa. Hoy es una experta viajera y conoce la ciudad mejor que nadie. Hoy, su dueño confía en ella a ciegas y la deja ir al parque sola. Siempre vuelve porque, como ya lo dijimos, es una experta.

Youtube

En sus trayectos, Eclipse disfruta la compañía del resto de pasajeros. Todos quedan admirados, le dicen cosas, la acarician y la ayudan a llegar a su destino.

Youtube

Su inteligencia es realmente impresionante, sabe andar en el transporte público mejor que muchos de nosotros. Así que si algún día visitas Seattle, te subes al autobús y no sabes bien cómo llegar a tu destino, no dudes en consultarle a Eclipse cómo llegar. ¡Seguro que tendrá la respuesta!

Puede interesarte