Por Luis Lizama
29 julio, 2021

“Pensé que alguien estaban bromeando y habían puesto un par de langostas de juguete de color naranja en el tanque. Me acerqué y noté que estaban vivas. No podía creer lo que veía”, dijo Joseph Lee, proveedor de catering de Leicester (Inglaterra).

Nunca sabes cuando el destino puede sorprenderte con algún tesoro escondido. Joseph Lee es un proveedor de servicios de catering de 47 años, que hacía sus compras en una pescadería de Gran Bretaña (Leicester) como cualquier persona.

Cuando se detuvo para mirar los productos, puntualmente las langostas, algo llamó su atención. En el estanque, habían dos ejemplares canadienses anaranjadas. Quedó en shock.

Este tipo de langostas es tan rara que la probabilidad encontrar dos ejemplares es de una en mil millones. 

Sea Life Birmingham

Pensó que era una broma, pero después cayó que no. Rápidamente habló con los encargados para detener todo y evitar que las echaran a la olla.

“Entré a hacer mis compras habituales para mi negocio de catering. Vi estas dos langostas naranjas desde la distancia y pensé que eran juguetes porque esa es la única vez que las he visto naranjas aparte de cuando están cocidas.

Pensé que alguien estaba bromeando y había puesto un par de langostas de juguete de color naranja en el tanque. Me acerqué y noté que estaban vivos. No podía creer lo que veía”.

–dijo Joseph a medios locales–

PA

El hombre habló con la gerencia de la tienda y pudo salvar a los dos ejemplares, confirmando que serían donados a un santuario de vida acuática.

Así fue que llegaron a Sea Life Birmingham.

¿Pero qué las hace tan especiales? Resulta que, las de tipo canadiense generalmente no tienen una cáscara naranja, cosa que relucía en estas dos langostas. En su mayoría tienen un color marrón, para camuflarse de mejor manera.

PA

Los ojos de águila de Joseph han sido tremendamente aplaudidos, no cualquiera tendría esa capacidad.

Y tal ha sido la suerte del santuario marino de Birmingham, que recién en el pasado mes de octubre había recibido a otra langosta anaranjada.

PA

La historia de Joseph y sus langostas ha recorrido el mundo, haciéndose viral y sacando muchos aplausos. 

El par de amigas anaranjadas sí que tuvo suerte.

Puede interesarte