Por Romina Bevilacqua
17 diciembre, 2014

Con el paso de los años la complicada situación de las abejas pareciera no tener una noticia positiva en el horizonte. Nuestras pequeñas amigas amarillas con negro son esenciales para el balance de los ecosistemas de nuestro planeta gracias a la polinización, pero lamentablemente sus poblaciones están gravemente amenazadas. No existe duda de que las abejas han estado pasando por un momento difícil últimamente, sobre todo debido a los parásitos, pesticidas, la destrucción de su habitat y ahora la extinción de su comida más preciada ¿Pero qué tan malo puede ser que hayamos eliminado a algunas de los flores favoritas?

Los humanos han estado modificando de forma importante la tierra desde la invención de la agricultura, y el proceso sólo se siguió acelerando desde la revolución industrial. Esto significa que muchos tipos de flores silvestres que crecían en campos enormes, ahora no existen, y como muchas especies de abejas dependen de esas flores, ahora se quedaron sin su fuente de alimento preferida.

Para descubrir esto, los científicos de Holanda tuvieron que ser inteligentes. Existen diferentes especies de abejas que a su vez dependen de diferentes tipos de plantas, las especies de abejas que están desapareciendo nunca han sido analizadas para saber si existe alguna relación con las plantas que han estado desapareciendo. Y una vez que las abejas o las plantas desaparecen, es difícil encontrar la relación. En una reciente investigación, científicos holandeses superaron este problema examinando a las abejas conservadas en museos para saber qué flores les gustaban. Con este estudio se demostró que las especies de abejas que se han extinguido son las que preferían el polen de flores que también se han extinguido.

bee-on-flower-desktop-wallpapers

Los científicos concluyeron que la pérdida de las flores silvestres que son preferidas por las abejas es uno de los principales factores responsables de la pérdida de abejas silvestres y de su reducción de tamaño corporal (mientras más grande es la abeja, más polen necesita).

Basándose en estos resultados, fomentar el cultivo de ciertos tipos de flores podría ser una buena estrategia para mitigar la pérdida de abejas. Así que sólo queda que los conservacionistas y científicos del mundo fomenten esta idea para incrementar las posibilidades de crear un ambiente propicio para estas flores y las abejas. Esperemos que sea pronto…

Visto en: TreeHugger

Puede interesarte