Por Camila Londoño
7 octubre, 2016

¡Más fuerte que una armadura!

En el año 2012, se descubrió que la estructura interna de las tenazas del espectacular camarón mantis era un fuerte disipador de energía. ¿Qué significa esto? Que con sus tenazas, el camarón puede atacar cosas con una fuerza increíble sin que éstas se rompan. Ahora, una nueva investigación descubrió que una estructura de la parte exterior de sus tenazas, también tiene un gran poder.

A esta parte externa, ubicada en el frente de sus tenazas se le llama “herringbone pattern” (diseño o patrón en espiga) y es la primera en ser descubierta en la naturaleza.

Según el estudio realizado, las propiedades de los materiales altamente resistentes de este camarón, son creadas precisamente por dicha estructura.

¿Y cómo descubrieron esto?

Los investigadores utilizaron un microscopio de alta potencia. Así encontraron el patrón en sus tenazas. Luego, descubrieron que estaba hecho de fosfato de calcio y fibras de quitina compactado, elementos que normalmente se encuentran en el esqueleto de algunos insectos, crustáceos y arácnidos.

content-1465294777-herringbone
UC Riverside

Después de algunos análisis, notaron que cualquier fuerza transferida a dicha estructura se expandía de forma efectiva e incluso más que desde cualquier otra parte de su cuerpo.

¿Y esto qué significa? Que con esta resistencia en la estructura de sus tenazas, el camarón mantis puede llegar a romper casi cualquier blindaje «biológico», incluyendo la concha de la almeja y el carapacho del cangrejo (su principal presa). 

Pequeño pero muy poderoso. Y todo por un pequeño diseño en su tenaza. 

Puede interesarte