La crueldad humana no tiene límites…

Cuando creemos estar recuperando la fe en la humanidad, siempre volvemos a decepcionarnos. Parece que la crueldad del ser humano definitivamente no tiene límites y siempre se irán superando en cuanto a maldad.

Al menos así quedó demostrado en un nuevo caso de maltrato animal en Coachella.

Si bien hace solo algunas semanas se hizo conocido el abandono de siete cachorros en un contenedor de basura en la misma ciudad -que afortunadamente fueron rescatados- ahora salió a la luz un terrible maltrato a una cachorra recién nacida.

ABC7

De acuerdo a la información policial, la perrita fue hallada el 5 de mayo por una persona que hurgaba en la basura de un centro comercial. Según sus declaraciones, la oyó llorar y notó que estaba dentro de una bolsa plástica, pero cuando se apresuró a rescatarla y la vio con claridad, no podía creer el nivel de crueldad que pueden tener algunos humanos.

La perrita tenía la cola cortada y no podía caminar. Además había sido golpeada y quemada con alguna sustancia cáustica o un objeto de metal como un hierro.

Facebook @The Animal Hope & Wellness Foundation

Tras enterarse otras personas del hallazgo, el dueño de una joyería local llevó enseguida a la perrita bebé al veterinario para que recibiera atención y tratamiento de forma urgente. Allí la llamaron Hope, que en español significa esperanza, que es lo que necesitará para recuperarse y poder olvidar sus traumas.

ABC7

Por mientras la Fundación Animal Hope & Wellness está ofreciendo una recompensa de $1o mil dólares a quienes entreguen información sobre los responsables de lesionar y abandonar a la perrita, que por ahora está en tratamiento médico gracias a las donaciones de personas a través de una página de GoFundMe.

Puede interesarte