Por Romina Bevilacqua
19 enero, 2016

Su estado era tan deplorable cuando lo rescataron, que nadie creyó que podría recuperarse.

Cuando una mujer compartió una fotografía en las redes sociales de un perro deambulando junto a las vías del tren, muchos no creyeron que fuera real. Y es que el estado de Billy era tan deplorable, que incluso cuando los rescatistas de una organización en Grecia fueron al lugar y lo recogieron no podían creer cómo era posible que siguiera con vida.

httpv://youtu.be/TnSFQri8cwE

Sus costillas sobresalían tanto de su piel que casi parecía un esqueleto en vida. Su piel, cubierta de un caso extremo de sarna altamente contagiosa, le daba un aspecto escalofriante y desconfiaba tanto de los seres humanos que todo su cuerpo tiritaba, estaba tenso y no era capaz de emitir ningún sonido. El pobre estaba aterrado. 

«Cuando lo sacamos de su caja, la visión de su cuerpo en sufrimiento y su absoluto terror era tan petrificante que no podíamos siquiera llorar. Estábamos seguros de que teníamos que sacarlo de las calles sólo para ofrecerle la oportunidad de morir dignamente»

–Valia Orfanidou–

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-14.34.42
OrphanPet Gr

El veterinario lo examinó, y para sorpresa de todos, sus signos vitales estaban estables. Sus rescatistas, que pensaron que no lograría recuperarse y habían pensado en entregarle todas las comodidades que necesitara para pasar sus últimos días de vida, quedaron perplejos. Pronto una de sus rescatistas, Valia Orfanidou, hizo de Billy (como llamaron al perro) su misión de vida. Comenzaron el tratamiento para su recuperación y los primeros días lo dejaron descansar solo en un baño, allí parecía sentirse a salvo.

 

«Él sólo se recostó allí en la esquina y era tan obvio que necesitaba que lo dejaran solo. Así que lo dejamos descansar»

–Valia Orfanidou–

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-14.35.38
OrphanPet Gr

Pasaron los días y Billy comenzó a recuperar su pelaje y su confianza. Su personalidad salió a relucir y se convirtió en un cariñoso y juguetón perro.

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-14.36.16
OrphanPet Gr

A los pocos meses, llegó un mensaje desde Suiza de una mujer que quería adoptarlo y se hicieron todos los preparativos para enviarlo con ella y su familia. Al ver las fotos del antes y después cuesta creer que se trata del mismo perro. Y hoy Billy vive una vida tranquila y feliz en Suiza, donde su dueña envía actualizaciones cada cierto tiempo, a la mujer que le salvó la vida a su actual perro.

Captura-de-pantalla-2016-01-15-a-las-14.37.22
OrphanPet Gr

Puede interesarte