Por Daniela Morano
8 enero, 2019

Primero lo lanzó al aire, como esperando que volara, pero nada pasó.

Mucho podemos aprender de los animales, especialmente empatía. Mientras que entre las personas somos capaces de pasar a llevar a otros sin pensarlo dos veces o de comernos un animal por gusto, hay ocasiones en que ellos son capaces de reconsiderar sus decisiones, como lo hizo este oso polar en un zoológico alemán.

En la ciudad de München, Alemania, una familia capturó el inesperado momento en que al oso en cautiverio le dieron de comer un pequeño pajarito dentro de su piscina.

Sin embargo el oso polar no acercó al pájaro a su boca para comerlo, sino que lo soltó para que este volara y fuese libre. Cuando eso no funcionó pues este ya estaba muerto, lo tomó y lo llevó a orillas del lugar donde lo acomodó en el concreto.

El hombre de 43 años que grabó el inusual momento dijo que «estaba con mi familia de vacaciones en Alemania cuando vimos al cuidador darle de comer a lo osos así que sacamos nuestras cámaras para capturar el momento. Pero de repente vi al oso salir del agua e intentar salvar al pájaro, fue algo muy inesperado lo que logré grabar», le dijo a Daily Mail.

Al final del video, el oso polar nada hacia el fondo de la piscina con el pájaro nuevamente en sus patas, moviéndolo de un lado a otro.

Si bien muchos creen que habría estado intentando salvarlo, otros piensan que su intención era pesarlo para saber si se lo comía a no, aunque tampoco se sabe con certeza si eso es algo usual en estos animales.

Puede interesarte