Por Macarena Faunes
27 noviembre, 2019

“Gracias por ser tan buena conmigo, mi niña. No te mereces sufrir tanto”, le comentó con lágrimas en sus ojos.

No existe nada más duro que las despedidas. Sabes que nunca más verás a ese ser tan querido para ti. Si está sufriendo en este mundo, debes tomar la decisión más madura para él y dejarlo partir. No lo dejes solo en este proceso, necesita de tu cariño hasta el último aliento.

Una madre lloró hasta más no poder al presenciar cómo su hija perruna cerraba sus ojitos para siempre producto de la eutanasia. El animal fue puesto a “dormir”, ya que padecía de una enfermedad que la aquejaba. No se merecía llevar una vida llena de dolor. Ahora está descansando en paz.

Youtube

Su dueña le acariciaba la cabeza mientras sollozaba por el destino de su can. Entendía que era la mejor decisión, pero no puede soportar la idea de no volver a estar con ella.“Gracias por ser tan buena conmigo, mi niña. No te mereces sufrir tanto”, le comentó.

Youtube

“Le pido a Dios volverte a ver otra vez”, le decía para tranquilizarla. La cachorra no sabía qué era lo que pasaba, por lo que miraba con una desconcertada imagen lo que pasaba a su alrededor.

Youtube

La sustancia fatal entró en su torrente sanguíneo y se llevó a la perrita. “Mamacita, perdóname”, le suplicaba la mujer desconsoladamente. Sentía que le había fallado al ser que más ama en este mundo.

Youtube

Durante todo el proceso, la dueña estuvo acompañada de su hija biológica, quien también se quebró al presenciar a este conmovedor momento. Ella también la quería como una retoña. Compartieron el dolor de perder a un ser querido.

Youtube

Ya en el final de esta historia, se puede ver cómo envuelven a la perrita en una frazada para protegerla del frío que nunca sentirá. Es una manera simbólica de darle un responso digno antes de enterrarla. Tiene derecho a dejar este mundo con respeto, como cualquier ser viviente. El emotivo registro fue publicado en Youtube con la frase “Despedida triste a mi perrita”. Llora conmigo viéndolo a continuación.

Tenemos que ser maduros y responsables con nuestras decisiones. Si eres dueño de un animal, y ves que padece de una dolorosa enfermedad, ¿No será mejor hacer que descanse de una vez por todas? Su recuerdo siempre vivirá en nuestros corazones. Jamás estaremos solos.

Puede interesarte