Por Ghalia Naim
1 noviembre, 2016

Tal vez un juguete o una bola de lana eran más indicados para Boo.

La música ha servido para el disfrute de los humanos desde sus inicios, gracias a Mozart y a Bach tenemos tiempos continuos que hacen de las melodía sonidos realmente agradables de escuchar. La música para estudiar, leer o relajarse es un gran éxito hoy en día y es normal que se quisiera aplicar a nuestros hermanos: los animales. Cuenta la leyenda griega de Orfeo, que este era capaz de dominar a cualquier fiera con su música, pero tal parece que no resulta con los felinos de este siglo.

La música relajante para gatos es muy popular en la actualidad, debido a que buena parte de estos animalitos sufre estrés por vivir encerrados en departamentos, sin embargo, parece no ser muy efectiva en todos. Nesrin Erhan vive en Turquía y se ha quedado sorprendida al notar que su gato Boo odia la música relajante.

Le pone los pelos de punta

980x
Facebook

“Es muy tranquilo, pero cuando se trata de música relajante se enoja. Un día estaba durmiendo y cuando escuchó la música que provenía del televisor, abrió los ojos y atacó la pantalla”.

Lo intentaron nuevamente, y el resultado fue peor.  A Boo se le pusieron los pelos de punta y comenzó a morder el sofá.

A Boo le gusta otro tipo de música, algo más movido y no con sonidos “raros” para relajarse.

¿Será que todos los gatos son así? Bueno, Boo es la excepción a la regla. La música para que humanos o gatos se relajen, está hecha para cumplir este fin pero si no sucede no hay de qué preocuparse ya que todos somos diferentes. Por ejemplo, odio la música con sonidos de la naturaleza y a mi gata le gustan los tambores árabes.

Consejo: no obliguen a su gato a escuchar música para relajarse, primero verifiquen que le guste.

Puede interesarte