Por Felipe Costa
24 febrero, 2021

Los granjeros de Edgar’s Mission vieron una bola de lana moviéndose por los campos, al acercarse se dieron cuenta que era una oveja que apenas podía caminar. Al rescatarla calcularon que el borrego habría pasado al menos 5 años sin ser esquilada, lo que le trajo serios problemas de salud.

Probablemente no haya habido ninguna oveja en su vida que haya experimentado mayor placer de ser esquilada que Baarack, el borrego asutraliano se vio obligado a esperar nada más y nada menos que cinco largos años para ir al peluquero, lo que le trajo graves consecuencias. El pelaje que si bien lo hacía único, llegó  a un momento en que ni siquiera le permitía moverse, por suerte uno granjeros la encontraron a tiempo.

Edgar’s Mission

Fueron más 30 kilos de pelaje enmarañado los que acumuló Baarack. Su aspecto lo hizo irreconocible en comparación a las otras ovejas, era literalmente una bola de lana caminante, que incluso se llegaba a camuflar entre el paisaje al parecer una especie de arbusto.

El problema de Baarack no era solo por apariencia, la inmensa cantidad de lana acumulada le trajo problemas de salud, ya que el peso no lo soportaban sus patas y tampoco podía abrir sus ojos.

Edgar’s Mission

Los voluntarios del recinto Edgar’s Mission, encontraron a Baarack y se dieron cuenta que había sido soltado a su libertad hace al menos 5 años. Al principio costó reconocerlo porque no podían creer que era una oveja. Al intentar llevarlo a su refugio, se percataron de que se le hacía difícil caminar y sus patas cedían rápidamente tras dar unos pasos, así que tuvo que ser transportada en una camioneta.

Edgar’s Mission

Al llegar, decidieron hacerle un cambio estético que no solo lo haría lucir mejor, sino que le salvaría la vida. La oveja no pareció resistirse pese a todo el tiempo que permaneció silvestre. Se acostó y dejó que la máquina hiciera su trabajo. Luego de casi una hora, el corte estaba completo y Baarack se volvió a parar con la misma libertad que hace un tiempo atrás.

Edgar’s Mission

En total, Baarack llevaba 35,4 kilos de carga, lo que según los cuidadores, le habría imposibilitado sobrevivir más tiempo. Cuentan que las ovejas domésticas requieren mínimo ser esquiladas una vez al año, sino se producen estos problemas.

Edgar’s Mission

A solo días de que esta querida oveja haya sido ayudada, sus nuevos dueños ya ven que se puede mover con normalidad, la alimentan bien y se le nota un mayor aumento de energía con el pasar de los días. Sin dudas, Baarack jamás olvidará a quienes le quitaron un gran peso de encima y le permitieron volver a ver el mundo otra vez.

Puede interesarte