Por Diego Aspillaga
31 marzo, 2020

Este animal aprendió hace mucho tiempo que si era simpático y paciente con los humanos, estos le darían suficiente pescado para saciar su hambre sin tener que luchar ni hacer ningún tipo de esfuerzo. 

Al hablar de leones de mar, lo último que pasaría por la cabeza de la gran mayoría de las personas sería «ternura» y «docilidad».

Estos gigantescos mamíferos pueden llegar a pesar 300 kilos, tienen grandes y filosos dientes y suficiente fuerza como para derrotar a a cualquier persona que se les cruce en su camino.

Pixabay

Sin embargo, los animales salvajes no siempre son «salvajes», a veces los más imponentes y peligrosos especímenes son los más cariñosos, tranquilos y civilizados.

Ejemplos hay varios. Desde rinocerontes que reconocen y saludan a camarógrafos en plena sabana africana a leones que juegan con sus antiguos cuidadores, la inteligencia y bondad de los animales salvajes sigue sorprendiendo cada vez que es capturada en video, y el siguiente caso no es la excepción. 

Instagram @dean.schneider

En estas imágenes, compartidas por un usuario de la plataforma Reddit, podemos ver cómo un grupo de pescadores se encuentra revisando el resultado de un arduo día de trabajo.

Ahí, a su lado, como si fuera uno más, un gigantesco león marino espera paciente.

El animal, ya viejo conocido de estos hombres, es más que capaz de cazar su propia comida o incluso robársela a estos pescadores sin problema alguno.

Reddit u/ixalon

Sin embargo, este león de mar no tiene un pelo de tonto. Aprendió hace mucho tiempo que si era simpático y paciente con los humanos, estos le darían suficiente pescado para saciar su hambre sin tener que luchar ni hacer ningún tipo de esfuerzo.

Reddit u/ixalon

En el video, se puede ver como el animal mira fijamente al hombre que maneja los pescados. Luego de esperar en calma por algunos segundo, el ver tanta comida fresca desespera un poco al animal, el que se acerca cual perro hacia el pescador para recordarle que tiene que alimentarlo.

El hombre, sin pestañear, le lanza un par de pescados al animal y sigue trabajando.

Las imágenes, que se volvieron virales poco después de ser compartidas, entretuvieron a miles de personas que destacaron la paciencia del animal «salvaje» y la valentía de esos hombres. 

Sean domesticados o no, los animales son inteligentes y bondadosos con quienes se lo merecen o , como en este caso, tienen sabrosa comida fresca que compartir.

 

Puede interesarte