Por Daniela Morano
4 julio, 2018

La leona acostumbra saltar a los buses de safari pero insisten en que no es un problema, por ahora.

No son pocos los casos en que personas se aventuran en un safari y pasan a llevar reglas básicas de comportamiento. Esto suele terminar muy mal, sea con personas heridas o animales teniendo que ser sacrificados por errores humanos. Podríamos decir que es incluso sentido común nunca acercarse a un león que no encuentre tras una reja o estando cerca de un profesional, capaz de calmarlo.

En raras ocasiones, sin embargo, hay personas que tienen la suerte de ser ellos el objeto de miradas de los animales. Y en esas ocasiones, somos testigos de bellos momentos entre animal y humano, como fue con Lola, una enorme leona de tres años en un safari en Crimea, al este de Europa.

east2west news
east2west news

En el adorable video, se puede ver cómo Lola se acerca a un coche de safari, apoyándose sobre las piernas de uno de los turistas. Luego se baja y se acerca al guía y de ahí otra vez parece encantada con uno de los hombres que se encontraba sentado en el último asiento.

Lola comienza literalmente a abrazarlo y lamerlo mientras el hombre se ríe. Mientras, el guía, el famoso domador de leones Oleg Zubkkov, de 50 años, la trata de tranquilizar.

Lola fue rescatada hace dos años cuando sería sacrificada en un zoológico privado en Rusia y según Daily Mail, esta “ronroneaba como un gato” de felicidad, algo que supuestamente las leonas no pueden hacer.

east2west news

La directora del safari, Tatiana Aleksagina dijo que “si una enorme leona se sube a tus brazos mientras vas en un safari, ronronea como un gato, entonces puedes estar seguro de que es Lola de Chelyabisk”.

“La vida en el parque la ha transformado en uno de los animales salvajes más cariñosos que hemos visto. Acaba de dar a luz a su primer cachorro, una leona llamada Lilu, y le encanta saludar a los turistas. De hecho, le gusta tanto saltar a los buses de safari con besos y abrazos que muchos turistas no saben qué hacer. No pueden creerlo”.

east2west news

Pero no siempre fue así. Cuando Lola recién llegó al safari, no le gustaba que nadie se le acercara, pues pasó un mal rato en el zoológico en Rusia, quienes justificaban su eventual sacrificio diciendo que no tenían dinero para alimentarla. Se encontraba en malas condiciones físicas, apenas podía saltar. “Tuvimos que ponerla a dieta y en unas semanas ya estaba bien”, dijo la veterinaria Karen Dallakyan.

Lola fue “domesticada” por Zubkov, quien insiste en que no es un peligro para los turistas y que él siempre los acompaña.

KP

Antes de llegar al Taigan Safari Park, en Crimea, intentaron llevarla a México y Sochi pero sólo en Crimea podían adoptarla.

El adorable momento puedes verlo acá:

Puede interesarte