Por Constanza Suárez
5 diciembre, 2018

Voodo emite dulces sonidos mientras le hacen cariño. Su cara lo dice todo.

Me pregunto qué pasa por la cabeza de las personas que consideran adecuado encerrar a un animal salvaje. Estos lindos animalitos tienen vida y necesitan de su hábitat natural para desenvolverse de la mejor forma.

Ellos son lo mejor de este mundo, tan solo verlos alegra el día de cualquiera. ¿Por qué hacerlos sufrir?

Una pareja compró a Voodoo, un leopardo manchado africano, cuando tenía tan solo tres meses, con la intención de convertirlo en una mascota doméstica y compañero de juegos para dos perros rottweiler adultos.

YouTube/CedarCoveTigerPark

Le cortaron todas las garras de la patas, pero aún así agotó la paciencia de sus compradores, quienes pensaban que era demasiado agresivo y duro cuidarlo. Entonces cuando cumplió cinco meses, lo llevaron a al parque de tigres William Pottorff en Cedar Cove.

Lo acogieron y lo bañaron de amor y afecto. Le dieron comida y tratamiento médico. Al fin tenía un lugar digno donde vivir y lleno de cariño.

Un video captado en el mismo parque muestra un momento increíble de la nueva vida del leopardo: el cuidador Steve Klein le da un buen masaje por la mañana al leopardo de ya 13 años. Se acerca, lo acaricia con muchísimo cariño. La respuesta de Voodoo es positiva, está totalmente a gusto con los mimos que recibe. Lo mira con agradecimiento y emite dulces ruidos de felicidad.

YouTube/CedarCoveTigerPark

Mira el video:

¿Oyen ese sonido? Es simplemente conmovedor. Quiero correr a acariciarlo también.

Puede interesarte