La dedicación y la fe que esta pareja puso en el tratamiento de su perrita, fueron claves para su progreso. 

Desde el momento en que un cachorro entra a nuestro hogar con sus ojos curiosos y observando todo a su alrededor, caminando con torpeza y lamiendo nuestras caras con ternura, es que sabemos, se convertirán en una parte integral de nuestras vidas, y por supuesto, de nuestras familias.

Y es justo eso lo que le sucedió a esta pareja cuando volvió de su luna de miel. Al llegar, se encontraron con su adorada perrita recostada y absolutamente incapacitada para caminar. La llevaron al veterinario y el diagnóstico fue peor de los que esperaban. Athena, la linda dóberman que los había acompañado durante todo el noviazgo y a la que prácticamente consideraban como su propia hija, tenía el Síndrome de Wobbler o también conocido como Síndrome de Tambaleo, y si no volvía a caminar en 3 semanas, entonces, probablemente no lo volvería a hacer. 

La pareja, absolutamente negada a aceptar que terminaría postrada y con pañales, optó por iniciar de inmediato la terapia física y tratamiento para su querida Athena. Y lo que sucedió con el pasar del tiempo, no lo puedes dejar de ver en el video a continuación:

httpv://youtu.be/gQScTHnnupQ

El Síndrome de Wobbler es un trastorno que causa parálisis en las extremidades y es a menudo fatal. Es común en las razas de perros grandes como el dóberman y el gran danés (alrededor del 5O% de los casos se presentan en estas razas). En los dóberman se sospecha que es hereditario. 

¡Que conmovedor final!

Puede interesarte