Por Diego Aspillaga
26 marzo, 2020

Estos nobles animales llevan cargando personas día y noche por más de 40 años sin descanso. Al parecer hacía falta una pandemia mundial para que sus dueños terminaran con el trabajo forzoso y los dejaran en paz.

El coronavirus he causado muchos problemas en el mundo entero. Desabastecimiento, pánico generalizado, países enteros en cuarentena y mucha desinformación son sólo parte de las consecuencias de los cientos de miles de contagiados y miles de muertos que tienen al mundo en vela.

Xinhua

Pero por muy terrible que sea el paso de esta pandemia, aún llegan inesperadas buenas noticias de todas partes del planeta en donde la maldición del COVID-19 ha causado consecuencias positivas. Desde los limpios canales de Venecia hasta los 120 toros que se salvaron de ser asesinados en las ahora suspendidas corridas en España, parece que el paso del coronavirus no será del todo negativo y la siguiente historia lo comprueba:

78 elefantes fueron liberado después de que sus dueños desecharan las pesadas sillas de madera que están atadas a sus espaldas para transportar turistas.

Yahoo/Newsflare

Los animales del campamento de elefantes Maesa en Chiang Mai, en el norte de Tailandia, han estado dando paseos a los turistas durante 44 años, pero el coronavirus Covid-19 ha diezmado el turismo.

Sin el fin de la pandemia a la vista y una prohibición de la apertura de tales negocios, los propietarios han decidido desechar los enormes vagones de madera y metal que están atados a las espaldas de los elefantes durante todo el día.

La directora del campamento, Anchalee Kalampichit, dijo que esta era la primera vez en 44 años que los elefantes no habían usado los asientos al comienzo del día: «La compañía ahora cambiará su negocio para permitir que los elefantes deambulen libremente por los jardines y operen como un lugar para que los visitantes observen a los animales, y los 78 jumbos nunca tendrán que volver a usarlos», dijo a Yahoo.com.

Yahoo/Newsflare

«Desde que ingresamos al negocio en 1976, montar en elefantes siempre ha sido la actividad favorita de los turistas pero debido a que el coronavirus se ha extendido, ha habido menos turistas y, finalmente, el gobierno nos ordenó cerrar, así que retiramos las sillas para liberar a los elefantes», agregó.

«No estamos planeando volver a colocar los soportes de los asientos en los elefantes, incluso si podemos operar nuevamente. Queremos cambiar el estilo del lugar y encontrar formas más naturales para que el público pueda disfrutar de los elefantes. Daremos la bienvenida a los turistas para que disfruten aprendiendo sobre las formas de vida de los elefantes de forma natural en lugar de usarlos para entretener a los turistas», concluyó.

Yahoo/Newsflare

Anchalee agregó que el cierre forzado por el gobierno del campamento de elefantes, junto con otros 28 tipos de negocios no esenciales orientados al cliente, significa que los propietarios tendrán que cuidar a los animales sin ningún ingreso de los clientes: «El costo de cuidar a los 78 elefantes y 300 empleados es muy alto y por ahora tenemos que asumir ese gasto sin ingresos de los turistas.

Yahoo/Newsflare

«Pero no dejaremos a nadie atrás y trataremos de cuidar a los elefantes por el mayor tiempo posible. Ahora estamos plantando vegetales para que el personal los coma como una de las formas en que podemos reducir los gastos», añadió.

Esos animales pasaron décadas sufriendo para entretener a millones de turistas cada año. Al parecer, todo lo que se necesitaba para terminar con el maltrato era una pandemia mundial.

Yahoo/Newsflare

El paso del coronavirus por el mundo ha causado muchos problemas pero parece seguro asumir que estos elefantes recordarán esta pandemia con una sonrisa en sus rostros: les otorgó la tan preciada libertad. 

Puede interesarte